Microensayos de la Realidad
Kuratti cogitat

EL TUTEO

Por Kuratti - 20 de Diciembre, 2007, 13:59, Categoría: Microensayos de la Realidad

Por azares virtuales ha llegado hoy hasta mi correo electrónico un texto que se publicará el 23 de diciembre en el Semanal. Su autor es A. Pérez Reverte, famosísimo escritor multimillonario, autor de prosa sobre el Siglo de Oro, filtrado ya hasta por la industria fílmica patria. Tengo que reconocer que no he leído ni una sola línea suya escrita en libros, ni lo pretendo. Queda tanto Tácito y Mark Twain antes de morir que no creo que el esfuerzo se merezca. La cosa es que el hombre me da un poco de reparo, pero no es culpa suya, sino mía: me suele suceder con los escritores actuales de éxito. Seguro que es la envidia (pero no por lo bien que escriben, sino por la pasta, claro). En fin. La cosa es que como el tío vende casi tantos libros como la de Harry Potas, pues puede decir lo que le viene en gana sin que le tiemble la pluma. Y hace un sano favor a todos los que están pensando lo que dice y no se atreven a decirlo por miedo a quedarse sin la paguita. A Reverte, pues, ya se ve lo que le preocupa. Escribe desde una atalaya que no le prohibe soltar el siguiente dictamen sobre lo que se está haciendo con la educación en este país. Quiero advertir que pongo este texto aquí porque es revelador de una opinión que está muy extendida entre la intelectualidad, y entre la propia docencia, que los políticos están dinamitando la educación, independientemente de la ideología o del signo, al supeditarla a sus propios prejuicios e intereses (muy interesante y atrevida, en los tiempos que corren, esta posición intelectual supraideológica o suprapartidista...like Dylan in the movies), y lo pongo subrayando que no suscribo totalmente todo lo que dice, es decir, que no estoy de acuerdo por completo con algunas de sus observaciones, que son consecuencia, precisamente, de su ubicación en la torre de marfil de la intelectualidad boyante y "zin polema" alguno. Amigos, supongo que el que escribe esto quiere que se le escuche. Así que le cedo mi espacio a su voz. Sea.

No me puedo resistir

 De Arturo Pérez Reverte:

 PERMITIDME TUTEAROS, IMBECILES Cuadrilla de golfos apandadores, unos y otros. Refraneros casticistas analfabetos de la derecha. Demagogos iletrados de la izquierda. Presidente de este Gobierno. Ex presidente del otro. Jefe de la patética oposición. Secretarios generales de partidos nacionales o de partidos autonómicos. Ministros y ex ministros –aquí matizaré ministros y ministras– de Educación y Cultura. Consejeros varios. Etcétera.

    No quiero que acabe el mes sin mentaros –el tuteo es deliberado– a la madre. Y me refiero a la madre de todos cuantos habéis tenido en vuestras manos infames la enseñanza pública en los últimos veinte o treinta años. De cuantos hacéis posible que este autocomplaciente país de mierda sea un país de más mierda todavía. De vosotros, torpes irresponsables, que extirpasteis de las aulas el latín, el griego, la Historia, la Literatura, la Geografía, el análisis inteligente, la capacidad de leer y por tanto de comprender el mundo, ciencias incluidas. De quienes, por incompetencia y desvergüenza, sois culpables de que España figure entre los países más incultos de Europa, nuestros jóvenes carezcan de comprensión lectora, los colegios privados se distancien cada vez más de los públicos en calidad de enseñanza, y los alumnos estén por debajo de la media en todas las materias evaluadas. Pero lo peor no es eso. Lo que me hace hervir la sangre es vuestra arrogante impunidad, vuestra ausencia de autocrítica y vuestra cateta contumacia. Aquí, como de costumbre, nadie asume la culpa de nada. Hace menos de un mes, al publicarse los desoladores datos del informe Pisa 2006, a los meapilas del Pepé les faltó tiempo para echar la culpa de todo a la Logse de Maravall y Solana –que, es cierto, deberían ser ahorcados tras un juicio de Nuremberg cultural–, pasando por alto que durante dos legislaturas, o sea, ocho años de posterior gobierno, el amigo Ansar y sus secuaces se estuvieron tocando literalmente la flor en materia de Educación, destrozando la enseñanza pública en beneficio de la privada y permitiendo, a cambio de pasteleo electoral, que cada cacique de pueblo hiciera su negocio en diecisiete sistemas educativos distintos, ajenos unos a otros, con efectos devastadores en el País Vasco y Cataluña.

    Y en cuanto al Pesoe que ahora nos conduce a la Arcadia feliz, ahí están las reacciones oficiales, con una consejera de Educación de la Junta de Andalucía, por ejemplo, que tras veinte años de gobierno ininterrumpido en su feudo, donde la cultura roza el subdesarrollo, tiene la desfachatez de cargarle el muerto al «retraso histórico». O una ministra de Educación, la señora Cabrera, capaz de afirmar impávida que los datos están fuera de contexto, que los alumnos españoles funcionan de maravilla, que «el sistema educativo español no sólo lo hace bien, sino que lo hace muy bien» y que éste no ha fracasado porque «es capaz de responder a los retos que tiene la sociedad», entre ellos el de que «los jóvenes tienen su propio lenguaje: el chat y el sms». Con dos cojones.

    Pero lo mejor ha sido lo tuyo, presidente –recuérdame que te lo comente la próxima vez que vayas a hacerte una foto a la Real Academia Española–. Deslumbrante, lo juro, eso de que «lo que más determina la educación de cada generación es la educación de sus padres», aunque tampoco estuvo mal lo de «hemos tenido muchas generaciones en España con un bajo rendimiento educativo, fruto del país que tenemos».

     Dicho de otro modo, lumbrera: que después de dos mil años de Hispania grecorromana, de Quintiliano a Miguel Delibes pasando por Cervantes, Quevedo, Galdós, Clarín o Machado, la gente buena, la culta, la preparada, la que por fin va a sacar a España del hoyo, vendrá en los próximos años, al fin, gracias a futuros padres felizmente formados por tus ministros y ministras, tus Loes, tus educaciones para la ciudadanía, tu género y génera, tus pedagogos cantamañanas, tu falta de autoridad en las aulas, tu igualitarismo escolar en la mediocridad y falta de incentivo al esfuerzo, tus universitarios apáticos y tus alumnos de cuatro suspensos y tira p"alante. Pues la culpa de que ahora la cosa ande chunga, la causa de tanto disparate, descoordinación, confusión y agrafía, no la tenéis los políticos culturalmente planos. Niet. La tiene el bajo rendimiento educativo de Ortega y Gasset, Unamuno, Cajal, Menéndez Pidal, Manuel Seco, Julián Marías o Gregorio Salvador, o el de la gente que estudió bajo el franquismo: Juan Marsé, Muñoz Molina, Carmen Iglesias, José Manuel Sánchez Ron, Ignacio Bosque, Margarita Salas, Luis Mateo Díez, Álvaro Pombo, Francisco Rico y algunos otros analfabetos, padres o no, entre los que generacionalmente me incluyo. Qué miedo me dais algunos, rediós. En serio.

Cuánto más peligro tiene un imbécil que un malvado.

 El Semanal 23 de diciembre de 2007

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

EURIBOR

Por Kuratti - 11 de Diciembre, 2007, 20:26, Categoría: Microensayos de la Realidad


No sé si esto viene a cuento, pero nunca me había preocupado un carallo por la cuestión económica. Tenía bastante con tener para el próximo disquito de Neil Young y para vacilar con un cubatita, lo cual no es poco. Ahora, de pronto, y desde hace un tiempo, de vez en cuando me preocupo por la oikonomía. Ea. Pues si tú estás preocupado y querés reirte de tu mala, mala suerte, pues mira esta página. El hombre in charge se llama Carlos López, y es fino, fino, fino. Os dejo un ejemplo de su prosa (el último), y el enlace a su web. También como tributo a Rafael Curado, que seguro que disfruta con ésta. Gran retrato de la degradación que se viene encima.

Fernando se podrá pagar la hipoteca

Artículo de Carlos López en la página Euribor.com

Andabamos todos preocupados por si Fernando Alonso iba a englosar las listas del INEM el año que viene, pero parece que buscando trabajo en el Segundamano finalmente ha encontrado un buen curro en Renault y fijaros como es el mundo de la bolsa que ayer las acciones de la empresa automovilística subieron, por esta noticia, cerca de un 5%. Curiosamente el principal patrocinador de la escudería es ING, así que ya sabemos quien le habrá concedido la hipoteca para su minipiso.

El sector que parece necesitar urgentemente a un Fernando Alonso es el inmobiliario, por un lado tenemos a Fernando Martin, ese personaje con tanto carisma que fue presidente del Madrid (vaya día deportivo llevo hoy) que debe deudas hasta a los prestamistas de los billares y está negociando la entrada de Bhavnani en Fadesa. Recordemos que Bhavnani es aquel inversor que desde un badulaque en las canarias se está haciendo con media bolsa española. Por cierto, ironías de la vida, Fadesa fue esponsor del Depor durante varios años.

La otra noticia del sector nos dice que los fondos han paralizado la compra de inmuebles hasta este verano y viene con una metáfora que no tiene precio.

Imagínese varios buitres volando sobre una explanada esperando a que caiga su presa. No tienen prisa, observan, sólo hay que esperar el momento. Cuando la víctima cae, uno de los buitres se lanza a por ella, mientras que el resto de la bandada esperan a corroborar que su víctima está muerta y que es la hora de picar.

Sin duda, Iker Jimenez diría que Félix Rodriguez de la Fuente se ha reencarnado en un periodista económico.

Como veis hoy nos ha tocado hablar de ricos y muchas veces me he preguntado ¿Cual es la diferencia entre un rico y un millonario?:

El décimo millón de dólares marca la diferencia entre un rico y un millonario, según Barclays Wealth.

Y yo que pensé que ser millonario era tener varios millones de pesetas… En fin, no hay que desanimarse, que al menos, tenemos el lujo que más valoran las grandes fortunas: El tiempo.

Para la mayoría, el lujo por excelencia es disponer de tiempo. Casi dos tercios de los encuestados (62%) creen que su fortuna les ha proporcionado más tiempo libre, y más de la mitad cree que le ha permitido pasar más y mejor tiempo con su familia. Sin embargo, los más ricos son también los más propensos a afirmar que el incremento de su fortuna les ha provocado un mayor estrés.

Así que como lo que nos sobra es tiempo, esperaremos a las 11 a ver como se despierta hoy el Euribor ya que ayer vino supervitaminado y supermineralizado.


Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

THE WORLD ON A STRING

Por Kuratti - 2 de Noviembre, 2007, 15:09, Categoría: Microensayos de la Realidad

     Curiosamente, he observado que estas últimas semanas el volumen de visitas al Bloggie de Kuratti ha aumentado bastante. Lo lógico es que empiece a actualizarlo con mayor asiduidad. Razones ha habido últimamente para hacerlo, pero sea la desidia, u otros quehaceres y preocupaciones, me han impedido ponerme manos a la obra con ello. Los próximos días intentaré dar forma a algunos artículos que me rondan la cabeza. El próximo viernes 9 voy al concierto que da Wilco en La Riviera de Madrid, y me comprometo a reseñarlo, así como a abrir una vía específica para acercarnos un poco más a la sublime obra del grupo de Jeff Tweedy. Me gustaría empezar una serie general llamada algo así como "Grandes canciones" (no así, pero de eso) que voy a inaugurar con una lectura personal de 'A Shoot in the Arm'. Coincidiendo con el esperado estreno de I'm Not There, colgaré mi traducción de las páginas de Greil Marcus dedicadas a la inexistente canción, el texto más definitorio de la inexistencia de texto dylaniano. Tengo pendientes algunos comentarios no muy benévolos sobre la patética recreación de Calixto Bieito de Los Persas de Esquilo en el Teatro Romano de Mérida y sobre mi reciente experiencia en el Congreso de Estudios Clásicos de Valencia, muy especialmente de una mesa redonda acerca de la Didáctica de las Lenguas Clásicas (o de cómo-no-hay-que-hacerlo). Por el momento quisiera agradecer el interés que se ha mostrado por 20/20 Vision. Habrá que insistir en que éste es el título del libro, porque en todas partes lo están citando como Apuntes sobre la obra de Bob Dylan. Desgraciadamente, su adquisición es en estos momentos muy problemática, porque la distribución está siendo bastante lamentable. Yo no sé cómo funciona esto, pero tanto el editor, que anda muy mosca, como yo no entendemos nada. Se hizo una presentación hace 15 días, y todavía no se encuentra ni en las librerías de Toledo. Por fortuna, sé que algunos ejemplares se han distribuido en una conocida cadena de hipermercados franceses, y que muchas personas interesadas lo han conseguido por esta vía. Cuando me meto en la oficina del ISBN no aparece todavía, ergo no se ha registrado, y yo suponía que esto era automático. Es una suerte de limbo libresco. Ayer descubrí una librería madrileña que tiene el libro: quiero suponer e imaginar que esto significa que en estas próximas semanas va a poder encontrarse en más sitios. Dicha librería tiene servicio de venta por Internet, aunque eso quiere decir que si se pilla por ahí hay que pagar gastos de envío. Bueno. Yo dejo el enlace aquí por si a alguno le da el punto.

 20/20 VISION

         

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

EL PUDRIDERO

Por Kuratti - 16 de Julio, 2007, 16:43, Categoría: Microensayos de la Realidad

          
Cuando leí las memorias de Paul Naschy el año pasado, uno de los capítulos que más me interesó fue aquél en el que nuestro Lord Ruthven particular hablaba de su experiencia rodando una serie de documentales para una productora japonesa sobre la historia de España. Gran parte del rodaje tuvo lugar en el Monasterio del Escorial. En cierto momento, Naschy habla, con ciertas reservas, de una incursión aprovechando un descuido, en el interior del pudridero. Dice que olía mal, que entre las siniestras tinieblas podía observarse la presencia de dos cadáveres cuya putrefacción iba cayendo por unos desagües, que su cámara rodo muy rápidamente y que salieron de allí por patas. No se extiende mucho. Una de las cosas que más coraje da de las memorias del Hombre Lobo es que, muchas veces, te da la sensación de que podría contar muchas cosas que se ha dejado en el tintero por no ahondar en la llaga. Una especie de autocensura respetable. Aunque a estas alturas bien podría dar más caña de la que da. Poner en su sitio a más de cuatro o cinco. En fin, de lo que yo quería hablar era del pudridero. La salita en cuestión es una estancia aneja al imponente Panteón de Reyes (hay otro pudridero al lado del Panteón de Infantes), donde se introducen los cadáveres de los reyes y sus consortes, hasta que de ellos no queda más que la canina (es decir, unos 20 o 30 años en principio). Después, los restos se introducen en una cajita de plomo que se coloca en los sarcófagos previstos al efecto. En la actualidad hay tres sarcófagos vacantes (y por cierto que aquí el nombre es impropio, porque, en griego, la palabra 'sarcófago' significa 'come carne'), que corresponden a los tres cadáveres que yacen el pudridero, los de la reina Victoria Eugenia (esposa de Alfonso XIII, muerta en 1969, que no fue madre de rey, y que por tanto significará una excepción), de Juán de Borbón (padre del rey y excepción a la regla, pues será el primer no rey enterrado en el Panteón, muerto en 1993) y de su esposa, Dña. María de las Mercedes (muerta el 2000). Eso significa que los reyes actuales no podrán ser enterrados aquí, claro está. Cuando Naschy visitó clandestinamente el pudridero, hacia 1980 (dentro sólo pueden entrar los monjes del Escorial: ¿acaso se estaba prefigurando el papel del Padre Jacinto, en La Orgía de Sangre de la Condesa Drácula
?), dice que había dos cuerpos, uno sería el de Victoria Eugenia, y el otro no podría ser más que el  regio cadáver de Alfonso XIII, muerto en 1941 (llevaría pues más de los 30 años señalados antes). Gracias a la Wikipedia, ese invento magnífico, descubrimos que el traslado de su cuerpo al Panteón  tuvo lugar en 1980. Sea, está claro lo que presenció el Padre Jacinto entre las sórdidas penumbras.

    Pero dejemos el acto en sí, y reflexionemos sobre la naturaleza de sí mismo. ¿Qué puede existir más contradictorio para la sublime belleza de los mármoles toledanos del Panteón de Reyes, que la tétrica existencia de tal estancia? Nada existe para la enferma mente humana más revelador, que el sepulcro de los hombres que, en virtud de avatares históricos, se han visto al frente de cursos de potencia del tiempo. Con el oropel del mármol y del oro se recubre el recoleto espectáculo de unos restos ínfimos, pestosos, ridículos, el resto físico de 'los grandes hombres'. Se lio una buena no hace mucho en Madrid cuando se creyó haber descubierto el sepulcro de Velázquez
, en Ramales. Un titular en el periódico sobre unas manos momificadas se preguntaban "¿Son estas las manos que pintaron 'Las Meninas'?". Extraño afán del hombre moderno este de encontrar el insolente resto físico del gran hombre. Fijaos el lío de Colón. Hace poco encontraron en Villanueva de los Infantes una tibia de Quevedo, y ahora se puede visitar su tumba.
  
  Siempre he sido gran aficionado en mis viajes a buscar los sepulcros de esos grandes hombres que he admirado: en Berlín visité la tumba de Marlene Dietrich, en Sète la de George Brassens, en París la de Truffaut, en Roma la de Keats y Shelley...y más que podría nombrar, amén de frecuentar la estupenda página Find A Grave, base de datos de cementerios. En realidad, cada uno de los sepulcros no es importante, en sí, porque contenga los restos putrefactos o en canina del individuo en cuestión, sino porque es un monumento, un recuerdo en la memoria terrena de esos hombres que, directamente, establecen un diálogo inmediato con los vivos. Si bien es una pena que se haya perdido la costumbre romana de interpelar al viandante a detenerse y reflexionar sobre su recuerdo. Miremos de nuevo a la tumba de la realeza. En otros tiempos, los egipcios se empeñaron en conservar el cuerpo en buen estado. Eso permite que hoy, el científico pueda hablar cara a cara con el cuerpo de la reina Hatshepshup, con el de Tutankamón o con el de Seti I (momia ésta la mejor conservada), pero menudo chasco que se llevarían si vieran como su preocupación por integrar a ese llagar de ultratumba al joven rey, se transmutaba en desespero irreverente de Howard Carter por separar el cuerpo mohoso de la momia de aquel espléndido sarcófago admiración de la arqueología. En lugar de dejar que el cuerpo perdiera sus sustancias perecederas, lo egipcios las extraían antes, introduciendo todas las visceras en los llamados vasos canopos, de modo que la putrefacción, como en el caso de los reyes españoles, no contagiaba el elevado absoluto del oropel del Panteón.

       Como en todo, los romanos fueron quienes llevaron ventaja, y a sus grandes hombres los quemaban. Su alma subía al cielo en forma de aguila, en proceso de apoteosis, y sus restos cinerarios eran depositados en urnas colocadas en el interior de monumentos fastuosos que recordaban al caminante la existencia prodigiosa de aquellos hombres. Más o menos donde hoy está Montecittorio, muy cerca de la Rotonda, se encontraba el Ustrinum, el lugar destinado a quemar los cuerpos de la familia imperial. En el centro del Gran Foro, y como mayor homenaje a la concepción simbólica de la fama eterna, una pequeña choza ruinosa, alberga una piedra deforme bajo el nombre de Ara Caesaris. Se supone el lugar donde quedó incinerado el cuerpo de Julio César y desde allí subió, en apoteosis, hacia la cima del Olimpo. La gente deposita flores y se inclina respetuosamente, mientras los gatos contaminan la zona de Largo Argentina, donde estaba la Curia de Pompeyo, lugar de su muerte. No hay ningún sepulcro, no queda ningún rastro suyo, como ocurre con Alejandro Magno, con Virgilio, con Mecenas, con Sócrates...Mas la necesidad de los hombres de rendirle tributo, de hablar desde la distancia con Julio César, provocan que esa piedra ajada del Foro esté más cerca de las estrellas que el pulido sepulcro de Don Juan de Borbón, mientras cualquier científico puede revisar, con permiso de los monjes, sus restos. Esa piedra fea, en fin, habla más que el cuerpo momificado prodigiosamente de un faraón egipcio, Seti I.





Permalink ~ Comentarios (2) ~ Comentar | Referencias (0)

FLAN CASCA

Por Kuratti - 27 de Marzo, 2007, 10:26, Categoría: Microensayos de la Realidad

       La primera vez que me apunté al Círculo de Lectores fue el 14 de abril del 99. Me acuerdo perfectamente porque ese día iba yo de cabeza y directito a un concierto, que resultó sublime, de Mr. Bob Dylan, segundo de una serie de tres que atendí en una semana, protagonizado en esta ocasión por un magistral Just Like Tomb Thumb's Blues. Pues eso, decía, que iba yo por la estación Sur de Méndez Álvaro, cuando una preciosa jovencita me abordó con una perorata y un hermoso elenco de las virtudes del afamado club del lector. Mi cabeza, puesta en la cita del Palacio de Deportes y, de paso, en el insinuante escote de la pava, no pudo decir otra cosa que sí, aceptaba hacerme socio del Círculo (epicúrea denominación, pardiez), a cambio de comprar un libro cada dos meses. Tampoco es que fuera gran cosa económica y así se engrosaban los fondos bibliográficos de uno. El problema apareció cuando llegó el momento de pedir. ¿Qué, cuando el catálogo se llenaba de best sellers infumables, de manuales de autoayuda, de escritores sudamericanos cursis, de novela histórica vomitiva, de tostadoras eléctricas automáticas? Por fortuna, entre tan soez multitud, siempre era posible encontrar una línea de racionalidad en alguna edición más que correcta de Eliot, de Kavafis, de Bronte, de Gibbons. Dejé de preocuparme cuando para cumplir el plazo de dos años obligados de socio me suscribí a una colección, con muy buena pinta, de clásicos norteamericanos, toda una joya en preciosas traducciones y muy esmerada  presentación: Melville, Faulkner, Poe, Dos Pasos, Hammett... Y así dejé de ser socio del Círculo de Lectores, un par de años después de los blues de Tom Thumb y del escote de Méndez Álvaro, y después de haber hecho buenas migas con mi librero particular. Big Man.

         Hace poco me liaron otra vez, y la cosa es que no recuerdo ni cómo. Obviamente la cosa no fue como antaño. Creo que fue por teléfono y porque me tenían en la base de datos. Piqué. Pero el problema ahora es mucho mayor. Ni rastro de racionalidad en el catálogo, nada que no encuentres en otra parte, Roncagliolo, Bucay, el manual de Alan Carr para dejar de fumar son los reyes, como antes, pero a la enésima potencia. A tal extremo de pérdida del norte literario se ha llegado,que para hacer mi pedido bimestral me veo constreñido, contrito aunque con alegría, a pedir una edición de El Viaje de Leo para que mi recién nacido sobrinito vaya aprendiendo los colores. Y el colmo de los colmos llega este mes.Voilà. Me llama el pollo por teléfono (no era mi viejo colega librero). A ver qué quiero. Pues mira, ya lo sé, Kafka en la orilla, de Haruki Murakami. Que qué, me dice. Murakami, Kafka en la orilla. Pues no está, me dice el andoba.Yo le digo que sí, que lo he visto en el catálogo. Kafka, como el escritor, en la orilla. Pero ¿ese es el autor? No, el autor es Haruki Murakami, japonés. Pues no lo encuentro. Vaya, te lo deletreo: K-A-F...¡Ahhh, con K! Es que buscaba por la C. Aquí está, de un chino, ¿verdad? Sigan ustedes, señores autoridades educativas, fomentando planes de lectura y autoritarismo salchichero, que la industria librera sigue o cae, en manos de sus criaturas. Y a millón. Y yo, aquí en Gálvex, y este año me quedo sin viajecito. Menos mal que vienen los Rolling en junio.

Permalink ~ Comentarios (2) ~ Comentar | Referencias (0)

EL ÚLTIMO GLADIADOR

Por Kuratti - 12 de Diciembre, 2006, 15:28, Categoría: Microensayos de la Realidad

       Si, lo sé, queridos y ansiosos lectores del Bloggie de Kuratti, esto está más parado que la columna de Focas, pero es que llevo una vida que me impide dejar aquí constancia de las preocupaciones que me retroalimentan, de los conciertos que he visto estos días, tampoco muchos pero del copón, de los movimientos con la moviola del vampiro, de la barbarie mundana, de los ciclos de la luna, del despertar de Roma en el sueño vacuo del hoy enfermo. Siempre prometo pero no termino de ponerme, aunque paso tiempo delante del ordenador, más de la cuenta, en realidad. Es como si algo me atenazara. Pero no os abandono, queridos míos, he de volver a refrendar mis vientos de paso por aquí. Allora, he encontrado entre los viejos archivos (¡snif, ya no son papeles!) una breve semblanza de un viejo héroe del pueblo, ahora que vuelve a estar de moda recrear el versátil underground anqupe. El tipo ya está muerto, y esto debe estar escrito hace unos 14 o 15 años. Sea:

      Me preguntaba el tipo si tenía tabaco, si era capaz de beberme el último tinto, o si le invitaba, que la cosa es de razón, si todos estamos muertos, si somos campeones de campeones. El Cid, mi sombra y yo. O tú, tipo raro, que ya hace tiempo que esto se resbalaba. No son preguntas, el tipo afirma. Su sagacidad a la hora de tragarse la penúltima era la de la vieja raposa, astucia lista para violar las salvajes por absurdas normas de la jungla.

        Yo respondía que sí, a todo, nada podía contrariar su figura, nada podía desmoronarle de su trono de corcho, de su reinado, el de campeón de campeones. Y todo nacía de la vergüenza. Ni siquiera puedo recordar quién comentó, quien esputó aquel escupitajo lleno de colorido. Hazme recordar: si quieres volver a visitar los cimientos que sembró Servio Tulio hace tanto como la vida misma, visita el Trina cuando yo caí muerto. Allí estará el Mocho. Pudo haber sido el campeón de Europa.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

LOS BURÓCRATAS ATACAN DE NUEVO

Por Kuratti - 14 de Noviembre, 2006, 18:31, Categoría: Microensayos de la Realidad

     Pues sí señor, como si uno no tuviera nada que hacer y van a uno y le joden la tarde. Iba yo tan contento para mis clases de italiano, pero antes, digo, voy, me doy una vuelta y le apaño a mi novia la tarjeta de residente para que pueda aparcar en zona azul, verde, naranja, la  que sea, en este Toledo colapsado por los vehículos de cuatro, ocho, diez  ruedas. Me voy hasta la sede de la empresa DORNIER, que es la que gestiona la estafa ésta de la ORA en la imperial ciudad. Requisitos, recogidos previamente por la mañana: certificado del padrón, permiso de circulación con dirección acorde, fotocopia del DNI con dirección acorde y el impuesto municipal o numerito. Pues allí me planto con todo, tan feliz, y el puto burócrata de los cojones me viene con el rollo de que no vale el certificado del padrón porque es de hace dos años, y yo lo custodio tan confiado bajo cuerda entre esos papeles que no tesirven pero que un día te dicen que te van a hacer falta. Y le digo yo, pero hombre, no ve que el DNI y lo otro tienen la misma dirección y están hechos hace tres semanas. Pues no, que no vale. Y yo le pregunto, '¿por qué coño le hacen la vida tan difícil a la ciudadanía exhausta de pagar impuestos, de no poder aparcar, de que se le lleven el coche arbitrariamente cuando se les pone en los huevos, de aguantar obras sin fin en el puto vecindario? ¿Por qué cojones no nos dejan vivir todos estos mediocres de medio pelo, seres prototipo del hombre masa que sólo saben rellenar quinielas, esperar el puto partido del domingo y joder la marrana? ¿Qué extraña señal de otro mundo les indica que tienen poder ante el sufrido ciudadano que alguna vez se creyó las leyes del Critón?'. Es esta la especie más despreciable sobre la faz de la tierra, ese hijo puta funcionario burócrata que desde su poltrona de frustración te da lecciones. ¿Qué quiere que le lleve? Me entran ganas de llevarle toda esa cajita de papeles que tengo ahí, esos papeles inservibles llenos de facturas y registros que indican que estoy condenado por este vil sistema de compra y vende almas. Ojalá revienten como ciquitraque con sus mulas jangueas. Y pierdo la tarde porque me voy a un sitio a buscar otro padrón, y sólo por la mañana, y ahora tengo que esperar, y sólo puedo gritar de rabia por esta sensación de impotencia tan grande, y ya no pude ir al italiano porque no podía aparcar y me estaba saliendo de la rabia. Pero ¿qué le dije de verdad? Pues eso, que por qué joden a la ciudadanía. Mirad el enlace.

  TOLEDO HOY

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

ASÍ TENÍA QUE SER

Por Kuratti - 23 de Septiembre, 2006, 18:04, Categoría: Microensayos de la Realidad

    





















      Un inciso: el Chule me ha mandado este enlace a un video A-S-O-M-B-R-O-S-O. Parece un sueño. Si la realidad fuera así, supongo que no pasarían las cosas que están pasando. La semana pasada, a un antiguo compañero mío, un gran hombre que estuvo AHÍ durante mis inicios en la profresrión que escogí para empezar a hacer por la vida, un alumnito de los cojones, uno de esos que campan a sus anchas validados por los estúpidos principios que rigen el mundo de la educación desde hace algunos años, acaso y al fin, sólo un peón del juego y el sistema, le puso el ojo morado y lo pateó en el suelo por atreverse a pedirle que se quitara la gorra en clase. Los próximos días sólo interrumpiré el curso del pensamiento dylaniano para hablaros del asunto, que me va a pillar muy, muy de cerca.

                                                                LECCIÓN

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

PORTERO DE NOCHE

Por Kuratti - 26 de Agosto, 2006, 17:49, Categoría: Microensayos de la Realidad

     Ahí os va este enlace a uno de los blogs más apasionantes de la última temporada. Sin concesiones y desde la profundidad de los tiempos antiguos, este portero de noche hará que los cimientos más insomnes de vuestra apaciguada alma acomodaticia se vuelvan del revés. Leed, leed. No podréis soltarlo.


Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

GRASS SS

Por Kuratti - 17 de Agosto, 2006, 17:23, Categoría: Microensayos de la Realidad

     Menudo lío que se ha montado con la revelación de que Günter Grass estuvo de joven en un cuerpo de las SS de Himmler. Como siempre, la pública opinión se escandaliza antes de reflexionar. Cierto que en esta ocasión, el previo desarrollo intelectual del escritor parece caer como una losa sobre un hecho que, hasta ahora, él había silenciado. Pero esto no es razón para hacer una caza de brujas. Tomemos al alimón a cualquier intelectual alemán de cierta edad: si no estaban exiliados, estaban involucrados. Hasta el actual papa, como es bien sabido. Todos los alemanes de hoy tienen algún pariente, padre, madre, tío, abuelo, involucrado. Allí, no como aquí, se decidió un año cero, allí los jueces, los médicos, los profesores de después de la guerra eran, en muchos casos, los mismos de antes porque eran los que habían. ¿Hasta cuándo van a seguir disparando contra el pueblo alemán? Porque, en cierta forma, este ataque contra Grass es un ataque contra aquél, porque con toda esta lacerante crítica se le niega la posibilidad de silenciar un pasado que les avergüenza. ¿Qué pasa? ¿Vamos a seguir quemando libros en Humboldt? ¿Seguirá ardiendo Ünter den Linden?

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

Artículos anteriores en Microensayos de la Realidad

El Blog

Calendario

<<   Junio 2017    
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog