11 de Enero, 2008

EL HOMBRE QUE TAN SÓLO ESTUVO ALLÍ

Por Kuratti - 11 de Enero, 2008, 14:28, Categoría: Ex libris

Ha muerto Pepín Bello. La muerte física de un genio del espíritu sólo debe servir para que la lentitud agónica de las horas se haga más insoportable. Nadie existió a quien se pudiera escuchar (aquí en L'Espagne) con tanto deleite, ningún orador, ningún intelectual, ningún escritor, ningún pensador, y a su manera Pepín no fue nada de ello pero todo al mismo tiempo. Algunos han hablado de él como catalizador de una corriente de vanguardia que se deslizó incauta y quebradiza en una tierra enferma, porque esa corriente tomó su forma e identidad de un grupo de personajes como nunca se ha parido en tan poco tiempo y en tan poco espacio. Pepín Bello decía que su persona era absurda porque su razón de ser había sido estar. Nunca se habla de Pepín Bello sin hablar de ellos. Es el que sólo estuvo. Tal vez por eso ha podido vivir 103 años de lucidez, de sarcasmo, de ironía fina, de alegría por haber vivido aquel instante, luego roto. Por recorrer las calles de Toledo en busca del vino de Yepes y de la máscara funeraria del cardenal Tavera, de los tugurios del Seco y de las chinches de la Posada de la Sangre. Con Pepín Bello muere la Orden de Toledo, y mi más sentido homenaje es nombrarle sin nombrar a aquellos que dotaron de sentido su ser público e inmortal. En un tiempo decadente, cabe la ínfima esperanza de pensar que todo es cíclico. Una palabra sola de Pepín Bello, en fin, tiene más valor que todos los gigas del cybermundo. Aunque esa palabra sea 'caca'.

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Enero 2008    
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog