Diciembre del 2007

EL TUTEO

Por Kuratti - 20 de Diciembre, 2007, 13:59, Categoría: Microensayos de la Realidad

Por azares virtuales ha llegado hoy hasta mi correo electrónico un texto que se publicará el 23 de diciembre en el Semanal. Su autor es A. Pérez Reverte, famosísimo escritor multimillonario, autor de prosa sobre el Siglo de Oro, filtrado ya hasta por la industria fílmica patria. Tengo que reconocer que no he leído ni una sola línea suya escrita en libros, ni lo pretendo. Queda tanto Tácito y Mark Twain antes de morir que no creo que el esfuerzo se merezca. La cosa es que el hombre me da un poco de reparo, pero no es culpa suya, sino mía: me suele suceder con los escritores actuales de éxito. Seguro que es la envidia (pero no por lo bien que escriben, sino por la pasta, claro). En fin. La cosa es que como el tío vende casi tantos libros como la de Harry Potas, pues puede decir lo que le viene en gana sin que le tiemble la pluma. Y hace un sano favor a todos los que están pensando lo que dice y no se atreven a decirlo por miedo a quedarse sin la paguita. A Reverte, pues, ya se ve lo que le preocupa. Escribe desde una atalaya que no le prohibe soltar el siguiente dictamen sobre lo que se está haciendo con la educación en este país. Quiero advertir que pongo este texto aquí porque es revelador de una opinión que está muy extendida entre la intelectualidad, y entre la propia docencia, que los políticos están dinamitando la educación, independientemente de la ideología o del signo, al supeditarla a sus propios prejuicios e intereses (muy interesante y atrevida, en los tiempos que corren, esta posición intelectual supraideológica o suprapartidista...like Dylan in the movies), y lo pongo subrayando que no suscribo totalmente todo lo que dice, es decir, que no estoy de acuerdo por completo con algunas de sus observaciones, que son consecuencia, precisamente, de su ubicación en la torre de marfil de la intelectualidad boyante y "zin polema" alguno. Amigos, supongo que el que escribe esto quiere que se le escuche. Así que le cedo mi espacio a su voz. Sea.

No me puedo resistir

 De Arturo Pérez Reverte:

 PERMITIDME TUTEAROS, IMBECILES Cuadrilla de golfos apandadores, unos y otros. Refraneros casticistas analfabetos de la derecha. Demagogos iletrados de la izquierda. Presidente de este Gobierno. Ex presidente del otro. Jefe de la patética oposición. Secretarios generales de partidos nacionales o de partidos autonómicos. Ministros y ex ministros –aquí matizaré ministros y ministras– de Educación y Cultura. Consejeros varios. Etcétera.

    No quiero que acabe el mes sin mentaros –el tuteo es deliberado– a la madre. Y me refiero a la madre de todos cuantos habéis tenido en vuestras manos infames la enseñanza pública en los últimos veinte o treinta años. De cuantos hacéis posible que este autocomplaciente país de mierda sea un país de más mierda todavía. De vosotros, torpes irresponsables, que extirpasteis de las aulas el latín, el griego, la Historia, la Literatura, la Geografía, el análisis inteligente, la capacidad de leer y por tanto de comprender el mundo, ciencias incluidas. De quienes, por incompetencia y desvergüenza, sois culpables de que España figure entre los países más incultos de Europa, nuestros jóvenes carezcan de comprensión lectora, los colegios privados se distancien cada vez más de los públicos en calidad de enseñanza, y los alumnos estén por debajo de la media en todas las materias evaluadas. Pero lo peor no es eso. Lo que me hace hervir la sangre es vuestra arrogante impunidad, vuestra ausencia de autocrítica y vuestra cateta contumacia. Aquí, como de costumbre, nadie asume la culpa de nada. Hace menos de un mes, al publicarse los desoladores datos del informe Pisa 2006, a los meapilas del Pepé les faltó tiempo para echar la culpa de todo a la Logse de Maravall y Solana –que, es cierto, deberían ser ahorcados tras un juicio de Nuremberg cultural–, pasando por alto que durante dos legislaturas, o sea, ocho años de posterior gobierno, el amigo Ansar y sus secuaces se estuvieron tocando literalmente la flor en materia de Educación, destrozando la enseñanza pública en beneficio de la privada y permitiendo, a cambio de pasteleo electoral, que cada cacique de pueblo hiciera su negocio en diecisiete sistemas educativos distintos, ajenos unos a otros, con efectos devastadores en el País Vasco y Cataluña.

    Y en cuanto al Pesoe que ahora nos conduce a la Arcadia feliz, ahí están las reacciones oficiales, con una consejera de Educación de la Junta de Andalucía, por ejemplo, que tras veinte años de gobierno ininterrumpido en su feudo, donde la cultura roza el subdesarrollo, tiene la desfachatez de cargarle el muerto al «retraso histórico». O una ministra de Educación, la señora Cabrera, capaz de afirmar impávida que los datos están fuera de contexto, que los alumnos españoles funcionan de maravilla, que «el sistema educativo español no sólo lo hace bien, sino que lo hace muy bien» y que éste no ha fracasado porque «es capaz de responder a los retos que tiene la sociedad», entre ellos el de que «los jóvenes tienen su propio lenguaje: el chat y el sms». Con dos cojones.

    Pero lo mejor ha sido lo tuyo, presidente –recuérdame que te lo comente la próxima vez que vayas a hacerte una foto a la Real Academia Española–. Deslumbrante, lo juro, eso de que «lo que más determina la educación de cada generación es la educación de sus padres», aunque tampoco estuvo mal lo de «hemos tenido muchas generaciones en España con un bajo rendimiento educativo, fruto del país que tenemos».

     Dicho de otro modo, lumbrera: que después de dos mil años de Hispania grecorromana, de Quintiliano a Miguel Delibes pasando por Cervantes, Quevedo, Galdós, Clarín o Machado, la gente buena, la culta, la preparada, la que por fin va a sacar a España del hoyo, vendrá en los próximos años, al fin, gracias a futuros padres felizmente formados por tus ministros y ministras, tus Loes, tus educaciones para la ciudadanía, tu género y génera, tus pedagogos cantamañanas, tu falta de autoridad en las aulas, tu igualitarismo escolar en la mediocridad y falta de incentivo al esfuerzo, tus universitarios apáticos y tus alumnos de cuatro suspensos y tira p"alante. Pues la culpa de que ahora la cosa ande chunga, la causa de tanto disparate, descoordinación, confusión y agrafía, no la tenéis los políticos culturalmente planos. Niet. La tiene el bajo rendimiento educativo de Ortega y Gasset, Unamuno, Cajal, Menéndez Pidal, Manuel Seco, Julián Marías o Gregorio Salvador, o el de la gente que estudió bajo el franquismo: Juan Marsé, Muñoz Molina, Carmen Iglesias, José Manuel Sánchez Ron, Ignacio Bosque, Margarita Salas, Luis Mateo Díez, Álvaro Pombo, Francisco Rico y algunos otros analfabetos, padres o no, entre los que generacionalmente me incluyo. Qué miedo me dais algunos, rediós. En serio.

Cuánto más peligro tiene un imbécil que un malvado.

 El Semanal 23 de diciembre de 2007

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

EURIBOR

Por Kuratti - 11 de Diciembre, 2007, 20:26, Categoría: Microensayos de la Realidad


No sé si esto viene a cuento, pero nunca me había preocupado un carallo por la cuestión económica. Tenía bastante con tener para el próximo disquito de Neil Young y para vacilar con un cubatita, lo cual no es poco. Ahora, de pronto, y desde hace un tiempo, de vez en cuando me preocupo por la oikonomía. Ea. Pues si tú estás preocupado y querés reirte de tu mala, mala suerte, pues mira esta página. El hombre in charge se llama Carlos López, y es fino, fino, fino. Os dejo un ejemplo de su prosa (el último), y el enlace a su web. También como tributo a Rafael Curado, que seguro que disfruta con ésta. Gran retrato de la degradación que se viene encima.

Fernando se podrá pagar la hipoteca

Artículo de Carlos López en la página Euribor.com

Andabamos todos preocupados por si Fernando Alonso iba a englosar las listas del INEM el año que viene, pero parece que buscando trabajo en el Segundamano finalmente ha encontrado un buen curro en Renault y fijaros como es el mundo de la bolsa que ayer las acciones de la empresa automovilística subieron, por esta noticia, cerca de un 5%. Curiosamente el principal patrocinador de la escudería es ING, así que ya sabemos quien le habrá concedido la hipoteca para su minipiso.

El sector que parece necesitar urgentemente a un Fernando Alonso es el inmobiliario, por un lado tenemos a Fernando Martin, ese personaje con tanto carisma que fue presidente del Madrid (vaya día deportivo llevo hoy) que debe deudas hasta a los prestamistas de los billares y está negociando la entrada de Bhavnani en Fadesa. Recordemos que Bhavnani es aquel inversor que desde un badulaque en las canarias se está haciendo con media bolsa española. Por cierto, ironías de la vida, Fadesa fue esponsor del Depor durante varios años.

La otra noticia del sector nos dice que los fondos han paralizado la compra de inmuebles hasta este verano y viene con una metáfora que no tiene precio.

Imagínese varios buitres volando sobre una explanada esperando a que caiga su presa. No tienen prisa, observan, sólo hay que esperar el momento. Cuando la víctima cae, uno de los buitres se lanza a por ella, mientras que el resto de la bandada esperan a corroborar que su víctima está muerta y que es la hora de picar.

Sin duda, Iker Jimenez diría que Félix Rodriguez de la Fuente se ha reencarnado en un periodista económico.

Como veis hoy nos ha tocado hablar de ricos y muchas veces me he preguntado ¿Cual es la diferencia entre un rico y un millonario?:

El décimo millón de dólares marca la diferencia entre un rico y un millonario, según Barclays Wealth.

Y yo que pensé que ser millonario era tener varios millones de pesetas… En fin, no hay que desanimarse, que al menos, tenemos el lujo que más valoran las grandes fortunas: El tiempo.

Para la mayoría, el lujo por excelencia es disponer de tiempo. Casi dos tercios de los encuestados (62%) creen que su fortuna les ha proporcionado más tiempo libre, y más de la mitad cree que le ha permitido pasar más y mejor tiempo con su familia. Sin embargo, los más ricos son también los más propensos a afirmar que el incremento de su fortuna les ha provocado un mayor estrés.

Así que como lo que nos sobra es tiempo, esperaremos a las 11 a ver como se despierta hoy el Euribor ya que ayer vino supervitaminado y supermineralizado.


Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

¿PERSAS O FUTBOLEROS? EL CRIMEN DE CALIXTO

Por Kuratti - 3 de Diciembre, 2007, 14:14, Categoría: Urbs Roma

        

La presentación en Madrid del montaje teatral de Calixto Bieito Los Persas. Requiem por un soldado, me permite recuperar unas reflexiones que ya me hice en su día a propósito de la representación de esta obra en el Festival de Mérida. En su día decidí que mis vacaciones estivales empezaran ahí, de tal modo que me dije que según salía de mi residencia habitual, mis pasos se encaminarían hacia el Teatro Romano de Mérida. Una buena tarde de junio me metí en la página web del Festival emeritense para ver qué obra podíamos ver el día que nos marchábamos. Pasaríamos a Mérida y de allí nos marcharíamos al pueblo, antes de emprender otra aventura. Al fin y al cabo, con el arreglo de la Ruta de la Plata cada vez es más sencillo y rápido llegar desde Emerita a Hispalis. El asunto es que ese día hacían Los Persas de Esquilo. El subtítulo Requiem por un soldado no aparecía en la programación, y si lo hubiera hecho ya me hubiera precavido. Quiero decir: cuando uno decide comprar una entrada para ver una obra en la noche mágica de Mérida, cuando la canícula aprieta al día para que las sagradas piedras resoplen su riscaldamento a la noche, lo hace porque quiere ver teatro clásico griego o romano, en el marco incomparable de la rutilante escena que se yergue desde que Agripa consagrara el recinto. La obra era, se suponía, Los Persas. Esta pieza es la obra más antigua de Esquilo que se conserva, y por tanto se trata de la primera obra teatral que tenemos. Su tema es la hybris. Los persas, a cuyo frente se encuentra Jerjes, son derrotados por los griegos en Salamina, y el poeta atribuye esta célebre derrota a la soberbia altaneria de Jerjes que recibe el castigo apropiado porque los dioses se sienten ofendidos. Dicha soberbia, hybris, se ha manifestado, según revela el fantasma de Darío, padre de Jerjes, en la construcción de un enorme puente hecho con barcos para cruzar el Helesponto. Se trata, curiosamente, de la única tragedia de tema histórico que se conserva. No hay nada en Esquilo que permita suponer que se trata de una tragedia que aborda "los horrores de la guerra" (lo que sí puede leerse en el teatro de Eurípides, humano, demasiado humano). Las preocupaciones de Esquilo eran otras y, desde luego, Calixto Bieito es incapaz de comprenderlas. Este señor se permite el lujo de coger a Esquilo y darle la lectura que a él le apetece, es decir, una que no tiene nada que ver con el original, ni en su más remoto sentido. Por lo que parece, Bieito es muy famoso por sus montajes operísticos "revolucionarios", o por poner a Segismundo masturbándose en su ensoñadora torre. Es el típico escenógrafo "creador". Un regalo vamos. La cosa a mí me importa tanto como la migración de las tortugas siberianas, o sea, nada. Pero en este caso, como soy una víctima de un engaño, pues lo digo. La obra es un "alegato" (palabra muy de moda) contra la guerra de Irak (Bieito dice que no es un "alegato", y que no es contra la guerra de Irak, sino contra todas las guerras). Pues muy bien. Este señor es muy libre de hacer un montaje contra la guerra de Irak, o contra todas las guerras, y poner a Natalia Dicenta cantando por Janis Joplin como el culo y al actor que hace del fantasma de Darío quejándose porque pierde el Atleti. Particularmente, la obra, en sí misma, tal y como está hecha, me resultó soporífera, insufrible, y además perro flauta y modernita, en el peor sentido de la palabra "modernita". Yolanda lo dijo claramente, y ella no tiene ningún compromiso con el teatro clásico: "la peor obra de teatro que he visto en mi vida". Su juicio es, desde luego, claro y puro. Seguro que más que el mío, que va preñado de insomnes compromisos previos. Pero puedo hasta entender (a duras penas, pero entender) que haya a quien le guste, diantre.

         Lo que me molesta es que me estafen. Si la obra se hubiera titulado Requiem por un soldado, pues no pasa ni media; no creo que la hubiera visto, pero habría gente que sí, y también se habría generado discusión, porque se trata de una obra política, pacifista, se supone, en un tiempo de patio revuelto. Pero lo que a mí me molesta, lo que molesta a los amantes del teatro clásico que acuden cada verano al sagrado escenario del Teatro Emeritense, es que te anuncien un montaje de una obra cualquiera, y del montón, con el nombre de Los Persas de Esquilo. Insisto: no se trata de un montaje moderno de la obra -estos suelen indignar también con cierta razón a los puristas, pero hasta cierto punto son aceptables-, es que es OTRA OBRA DE TEATRO que no tiene ABSOLUTAMENTE NADA que ver con Esquilo, ni con Los Persas, ni nada. Fíjense lo antimilitarista que era Esquilo que cuando murió, dejo en su epitafio, como márchamo de su gloria, no que fue la mayor gloria del teatro griego, sino que combatió en Maratón. Y todavía tienen la poca vergüenza de insistir en que si la tragedia de Esquilo mantiene valores perennes, que si en ella se oyen pensamientos actuales...eso es una modita que tela marinera respecto a los clásicos, que si la actualidad de su mensaje y patatín, pero para lo que les interesa, claro: "Si Esquilo estuviera entre nosotros estaría muy contento de ver que su obra es de actualidad porque sigue sirviendo para documentar las guerras y para comprobar su inutilidad", declaró en una rueda de prensa Natalia Dicenta: si Esquilo estuviera entre nosotros, saldría corriendo, guapa. Yo decido hacerme cuatrocientos kilómetros para disfrutar de una versión de Esquilo, puede que mejor, puede que peor, en el Teatro Romano de Mérida, y resulta que me topo con una cosa que no tiene que ver, ni de lejos, con el texto esquíleo, ni con la esencia de la obra, que es, insisto, la hybris. Una hybris de la que Calixto Bieito, sostengo, es máximo exponente. Y cobrándola, claro, porque esto no es más que una sucia estratagema para cobrar todo lo que apareja representar en el mágico verano de Mérida. Uno, los responsables del Festival deben tener más cuidado. Mérida y el teatro son sinónimos. Cuando echaba un vistazo en la Plaza del Ayto. a la exposición de recuerdos del Festival, de las mujeres en el Festival, y veia a Margarita Xirgú haciendo de la maga Medea, con su rostro lleno de odio, mis entendederas se estremecían. Los responsables del Festival deben cuidar de que esto no se convierta en una pantomima. Y dos: por su hybris, Calixto Bieito sufrirá, tarde o temprano, la ira de los dioses.

Permalink ~ Comentarios (2) ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog