EL OLVIDO TATUADO

Por Kuratti - 1 de Febrero, 2007, 16:18, Categoría: Cinemático

      Como todos sabréis a Penélope Cruz la han nominado al óscar a la mejor actriz, confirmándose así lo útiles que son las campañas publicitarias y el desemboloso infernal de soldi por parte de las productoras que pueden permitirse el lujo de soltar el taco. Tiempos oscuros, qué duda cabe. Que a estas alturas el tío Oscar pueda utilizarse como un parámetro de calidad fílmica es, sin más, un buen disparate, una cierta desgracia que lo único que pone de relieve es la profusa estupidez de los petimetres que pasan por taquilla atraídos por el fulgor de la estatuilla. Pero, y esa es otra, hay objetos mitológicos, preñados de un extraño aura de elevación de a palmo sobre la tierra mojada, objetos icónicos, objetos referenciales que miran hacia atrás, a su propia historia y conmueven inamovibles en su propia inercia. Y el óscar es uno de esos objetos. Es decir, ahora no, pero antes sí, ha delimitado un extraño círculo, una muralla en torno de si mismo que, por lo pronto, es capaz, bien por él, de sacar a la luz la estulticia del análisis y del correrío informativo, la idiotez de un mundo que ha perdido por completo el recuerdo de lo trascendente para fijar la atención en lo anecdótico. Veamos. Dicen que Miss Cruz ha hecho historia por ser la primera actriz española en conseguir la ambiciada nominación. Pagan Lace a por todas. Negativo. Lo realmente importante de esta nominación es que está en conexión con un hecho mucho más trascendente. Cuando vi Volver (por otra parte y restando la patética escena en la que Miss Cruz interpreta el tango de mismo nombre, la mejor película de Almodóvar), no podía dejar de pensar, viendo a la sufrida donna de la película, en dos actrices referenciales, esenciales, en mi concepción de la vida fundamento puro de la misma, Sofia Loren y Anna Magnani. No tarde en darme cuenta de que el escenario era voluntario y perseguido en la caracterización y la personalidad del personaje, hasta el extremo de que al final de la película aparece en un televisor una secuencia de Bellisima de Visconti, Magnani en su apoteosis. Por otro lado existen declaraciones de la actriz, no sé si también del director, que confirman el aserto. El homenaje no es encubierto. Es a las claras y, en cierta forma, y aunque, por supuesto, la comparación equivale a parangonar el monumento en honor de Bambino al Augusto de Prima Porta, la ecuación Volver/La Ciociara es lo que engrandece el film deAlmodovar. Ahí quiero llegar: resulta que La Ciociara de De Sica fue, en 1960, la primera vez que una actriz ganaba el óscar en una lengua distinta al inglés. No sé si esto volvió a suceder más (ni me molesto en comprobarlo), pero sucedió. También la sublime Magnani de La Rosa Tatuada se llevó el premio en 1955, pero por un papel en inglés, óscar este que por cierto tuve ocasión de contemplar una húmeda mañana de invierno en Roma, en la planta superior de los Museos Capitolinos. Esto es, si Penélope Cruz ganara este oscar, eso significaría que el premio mitológico pone su curso de aspirante a bomba neorrealista en conexión interplanetaria con la sublime maestría de dos de las actrices más trascendentales del arte del siglo XX. Un disparate, claro, pero de nuevo tenemos una triste sombra de los oscuros tiempos que corren. Trivial para los lectores del Bloggie: en la foto de la derecha ¿quién está con Pe?

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog