Agosto del 2006

PORTERO DE NOCHE

Por Kuratti - 26 de Agosto, 2006, 17:49, Categoría: Microensayos de la Realidad

     Ahí os va este enlace a uno de los blogs más apasionantes de la última temporada. Sin concesiones y desde la profundidad de los tiempos antiguos, este portero de noche hará que los cimientos más insomnes de vuestra apaciguada alma acomodaticia se vuelvan del revés. Leed, leed. No podréis soltarlo.


Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

THE SPOKESMAN OF OUR GENERATION?

Por Kuratti - 24 de Agosto, 2006, 11:59, Categoría: New Groove of Trees

   Estamos ahora mismo inmersos en la cuenta atrás para la publicación de 'Modern Times'. Nunca como ahora, ni siquiera con 'Love & Theft', y en virtud de la red de redes, la espera había sido tan entretenida. Tanto que casi no me importaría que se demorara un poquito más. De hecho ya es posible descargarse ilegalmente el disco en foros con enlaces a archivos en bit torrent o, supongo, en el emule. De hecho si pones 'Dylan Modern Times' te salen un montón de archivos, algunos, sabemos, falsos. Pero he resistido a la tentación y SÓLO he picado escuchando las breves muestras que colgaron por, presunto, error durante un día en la página de Columbia, amén de 'Thunder on the Mountain', el remake de 'Johny B. Good' con cita a Alicia Keys que abre el disco y que ya anda rulando hasta por el 'You Tube' (he intentado dejar un enlace y ya no esta, tampoco en rapid share, donde ya puede encontrarse, ladinamente, el disco entero: a seguir aguantando la tentación). El punto álgido ha sido la difusión de una entrevista concedida por el maestro a la revista 'Rolling Stone' y los comentarios que de inmediato han provocado sus palabras, especialmente por dos magistrales asertos que, como bien ha observado R.J. Eskow, no convienen a Mr. Dylan si de verdad no quiere que lo consideremos 'portavoz generacional'. A saber:

      - Hace veinte años que no se publica un disco en condiciones porque la música está sobreproducida, sobre todo y por culpa de la técnica digital, que ha despojado aquella de sus atributos más cálidos.

      - 'Cuando el tipo ese del Napster llegó, fue como, 'Todo el mundo consiguiendo la música gratis', y yo pensé '¿Por qué no? De todas formas no vale nada'.

   Es decir, Dylan está diciendo ahora JUSTO LO QUE MUCHOS PENSAMOS (Ramoncín y Teddy 'Extracto de Pollo' no, claro). Pero no sólo Dylan lo dice o piensa. Recuerdo a Neil Young diciendo lo mismo en una entrevista radiofónica, incluso las glorias patrias que venden discos a manta lo dicen y piensan. Será interesante ver qué reacciones se generan cuando la entrevista se difunda en medios nacionales. Verás tú. Otra traición de Dylan a la dignidad musical (pero recuerda que la dignidad no se puede fotografiar, y que esos piratas hicieron muy buen trabajo). Pero la primera observación es, si cabe, más interesante. Primero, la cifra, veinte años, típica numeración aleatoria de la chistera del maestro. Esto, desde luego, incluye su propia producción: refiriéndose a 'Modern Times' asegura que sonaba diez veces mejor en el estudio. Segundo, es obvio, a tenor de la selección de la música de 'Theme Time Radio Hour', que Dylan aprecia y conoce la música contemporánea, ergo su crítica no se dirige a ésta, sino a la industria que la cobija y, en fin, da forma. Esto no es nada nuevo, porque ya lo dijo en las notas de 'World Gone Wrong' y del disco homenaje a The Singin' Brakeman, el gran Jimmie Rodgers. Pero como siempre, su reflexión es sobremanera oportuna y necesaria. Aunque 'Modern Times' pudiera, improbablemente, decepcionar, sus palabras han llegado en el momento preciso, dispuestas de nuevo a promocionar nuestro espíritu y a hacernos sentir orgullosos de actuar como actuamos. It's life and life only.

Permalink ~ Comentarios (4) ~ Comentar | Referencias (0)

GRASS SS

Por Kuratti - 17 de Agosto, 2006, 17:23, Categoría: Microensayos de la Realidad

     Menudo lío que se ha montado con la revelación de que Günter Grass estuvo de joven en un cuerpo de las SS de Himmler. Como siempre, la pública opinión se escandaliza antes de reflexionar. Cierto que en esta ocasión, el previo desarrollo intelectual del escritor parece caer como una losa sobre un hecho que, hasta ahora, él había silenciado. Pero esto no es razón para hacer una caza de brujas. Tomemos al alimón a cualquier intelectual alemán de cierta edad: si no estaban exiliados, estaban involucrados. Hasta el actual papa, como es bien sabido. Todos los alemanes de hoy tienen algún pariente, padre, madre, tío, abuelo, involucrado. Allí, no como aquí, se decidió un año cero, allí los jueces, los médicos, los profesores de después de la guerra eran, en muchos casos, los mismos de antes porque eran los que habían. ¿Hasta cuándo van a seguir disparando contra el pueblo alemán? Porque, en cierta forma, este ataque contra Grass es un ataque contra aquél, porque con toda esta lacerante crítica se le niega la posibilidad de silenciar un pasado que les avergüenza. ¿Qué pasa? ¿Vamos a seguir quemando libros en Humboldt? ¿Seguirá ardiendo Ünter den Linden?

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

MARRUECOS

Por Kuratti - 17 de Agosto, 2006, 16:44, Categoría: Microensayos de la Realidad

       Estos días me gustaría aprovechar el asueto vacacional más en piloto automático, i.e., última quincena de agosto, para actualizar un poco el bloggie, tal vez inconexamente, dejando plasmado aquí algunos pensamientos que me vienen y se van últimamente de la cabeza (me vienen más bien pocos, a decir verdad). He regresado hace poco de Marruecos. Recorrimos sus caminos entrando por Ceuta, parando en Chauen, Fez, con estaciones en Volubilis y Mulay Idriss, Ifrane, Azrou, Beni Mellal, Ouzoud y sus cascadas, Marrakech, Essaouira, El Jadida para acabar en la decadente Tánger, evocadora, durmiendo en casa de unos amigos antes de volver a la inmortal Tarifa (inmortal pero cada vez más en declive, menos auténtica, más huraña...). Un viaje así es iluminador por varias razones: las más evidentes se relacionan con el hecho de contemplar un mundo completamente diverso del nuestro, de la incómoda comodidad y la seguridad de estos días de la puñetera aldea global. Menos claro es el embrujo subyacente a la trapalería, a la picaresca descarnada, al que te venden a su padre en pelotas, y al disimular sus intenciones ladinas con la máscara de una hospitalidad que es cínica al setenta por ciento, especialmente en las ciudades que te venden las agencias de viaje (sea, Marrakech, Fez...). En lo que a mis expectativas concernía, vi realizadas plenamente dos, la imponente visita a la antigua Volubilis, nueva perspectiva geográfica de la misma misión urbanística (remito a una futura edición de Urbs Roma) y el recorrido por los escenarios del Othello de Welles: pocos instantes tan impresionantes como el sonido del chapoteo de la cisterna portuguesa de la, por otra parte, poco atractiva ciudad de El Jadida. Me he impuesto la misión de ir revisitando a Welles de nuevo e ir dejando aquí reflexiones (look forward Cinemático). La tercera expectativa era culinaria y fue un breve chasco langostero. No he de extenderme en esto: demasiado terrenal.

    Pero ¿qué sucede en la calle? En Azrou, un niño de unos seis años, ronda alrededor de mi coche mientras vamos a comprar unas alfombras en una curiosa tienda bereber. Me pide. Su rostro me desconcierta. Le doy unas monedas, dos o tres dirhams (treinta céntimos de euro), y una chocolatina rellena de caramelo. En su cara se dibuja una sonrisa, matizada cuando nos marchamos por un saludo con la mano. Esa sonrisa la tengo todavía clavada en el corazón. Como la del aparcacoches de la fea Beni Mellal, lugar carente de atractivo pero que nunca podremos olvidar. Un trozo de carne en pan y un zumo sobre un cajón de madera a modo de asiento. Nuestro amigo el aparcacoches. En Fez, por el contrario, el pollo intenta sacarme cada día un paquete de tabaco, varias cervezas. Le di cuatro birras el primer día, otras tantas el segundo, y salió corriendo con ellas dejando a su compañero, que al alimón era el que guardaba el aparcamiento ese día, con un palmo de narices, eso sí, después de hacerle darse una carrera de muerte y ridícula por medio de la plaza Batha. Y ese era un hombre cabal. El de la carrera, digo, el otro un impresentable. Yo, como suele, me doy cuenta tarde. Incluso vimos un muerto tirado en una cuneta de la carretera. Incluso hipnoticé a un tendero de Marrakech con unos acordes de guitarra, una que quería venderme, claro, y se olvidó de ello. Incluso escuché a Dylan dos veces en las calles (era imposible buscar discos: sólo ratonerío autóctono): en Chauen Blowin' in the Wind, versión original, por supuesto, en un CD que daba saltos, en Ouzoud, cosa mágica, junto a las cascadas y puestos de baratijas bereberes, Precious Angel, que, previamente, en el coche, se la había señalado a Yoli como muestra de canción pertinente a este viaje, por lo que tiene de lección de historia de las religiones (you were tellin' about Mahomma in the same breath). Finalmente, que destrozo provoca, como siempre, la religión. Los ritos están, como siempre, por siempre, preñados de idiota conmiseración. Murakami dixit. En la foto la Skala de Essaouira.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog