PRÓXIMO OBJETIVO: EDUARDO MENDOZA

Por Kuratti - 18 de Julio, 2006, 17:15, Categoría: Microensayos de la Realidad

     Ayer os adelantaba junto con un regalito y sin reservas la indignación que me ha entrado en el cuerpo al leer una columna de Eduardo Mendoza en EL PAIS sobre las vacaciones estivales. Estos son algunos pasajes del mismo. No tienen desperdicio:

"Que en verano las escuelas cierren casi tres meses dejando en la calle a la población escolar es un trastorno colectivo, comparado con el cual las huelgas de médicos dan risa. De esta costumbre perniciosa, las víctimas notorias son los padres, obligados a compaginar sus trabajos con unas tareas hogareñas amplificadas y desorganizadas [...] Para un niño, la plena ocupación rutinaria y benévola es, a lo sumo, un mal menor [...] todos los niños esperan las vacaciones con una ilusion que luego, enfrentada a la insulsa realidad, les hace creer que no son capaces de disfrutar tanto como deberían [...] este aprendizaje del embrutecimiento cumple una función social, pero es nefasto a nivel individual [...] El trabajo de los maestros es extenuante, a menudo ingrato, y necesitan y merecen un largo descanso. Pero se podría organizar de otra manera".

     Todo un pedagogo el tío y un profundo conocedor de la psique adolescente. Creo que un artículo como este requiere que en todo claustro de profesores se abogue por la quema de libros de Mendoza, que, como es sabido, son de los favoritos de los que se empeñan en fomentar la lectura desde la pericia del establishment literario de nuestro bienamado pais. Un desastre, vamos. La educación se hunde y que personajes tan respetados por la pública opinión como Eduardo Mendoza vengan con estas, nos da la perfecta pauta para entender de qué va esa pública opinión. He enviado una carta al periódico que supongo que no me publicarán. Dice así:

       "Hacía mucho tiempo que no sentía una indignación tan grande como la que me ha surgido tras la lectura de la columna de Eduardo Mendoza titulada 'Vacaciones' en la contraportada de El País del pasado 17 de julio. En ella, el autor esgrime argumentos variados contra el descanso estival de los alumnos, básicamente el perjuicio de los padres que no saben qué hacer con sus hijos (y que, en buena progresía, arrastra una impertinente distinción clasista) y el de los propios alumnos que parecen perder su lugar y no saben qué hacer ni donde ubicarse durante tan largos meses de ocio. Para no ofender al colectivo docente, arguye Mendoza que el merecido descanso debería plantearse de otra manera... En realidad la columna es positiva porque el señor Mendoza se hace aquí vocero de la real demanda social que existe ahora hacia los centros educativos, es decir, guarderías sine die, infinitas estancias donde dejar aparcado el estorbo del choque central entre la continuación de la estirpe y la demanda económica del trabajo y el trabajo. Evidentemente el señor Mendoza no sabe lo que es descerebrarse en las aulas por mantener una dinámica útil justo cuando se acerca el calor y el sol llama a los alumnos al parque de la esquina y a dedicar su tiempo a cuestiones para ellos más trascendentales y fundamentales que "la razón [que] da sentido a la vida, mal que les pese a ciertos ideólogos". En fin, he aquí una clara muestra panfletera de lo lejos que están los ideólogos de la realidad escolar. Y por cierto que el señor Mendoza debe una disculpa a los maestros al sol, maestros de un sistema educativo que con el Glurb y el Savolta le ha proporcionado eternos posibles mientras que se impide a los alumnos el acceso a la obra de Dickens o Baudelaire, gracias a la mente cuadriculada de los que lo han forjado. Ya está bien".

Permalink ~ Comentarios (2) ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Julio 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog