18 de Mayo, 2006

NOCHES DURAS EN DIAS TIERNOS

Por Kuratti - 18 de Mayo, 2006, 14:45, Categoría: Cinemático

            Antiguo artículo que escribí para una revista que nunca vio la luz a propósito del reestreno de '¡Qué noche la de aquel día', hace cuatro o cinco años. Creo que fui un poco duro, pero ahí van estos pensamientos de antaño.


        Es de agradecer, tal como hoy va andando la cosa, que se permita una nueva visita a las inocentes imágenes de la película que Richard Lester rodara en 1964 aprovechando el enorme tirón popular, por aquel entonces, de visos sociológicos y consecuencias archiconocidas, del famoso cuarteto de Liverpool, The Beatles. De hecho, "A Hard Day"s Night", torpemente traducida aquí por "¡Qué Noche la de Aquel Día!", versión que introduce en el título un matiz nostálgico que parece propicio hoy pero que no tiene nada que ver con el declarativo enunciado del original, no es otra cosa que un pseudo-documental sobre la furia inicial de la beatlemanía, en un momento en el que todavía no se había cobrado sus siniestros frutos (y no me refiero precisamente a la muerte de Lennon, sino a los que reflejan canciones como "I"m a Loser" o "Help!").

Bajo esta pretensión de "cinema verité" se esconde uno de los más vergonzosos casos de extorsión fílmica de la historia del cine, pues al insano aprovechamiento comercial del bombazo provocado por el afamado grupo británico y sus sabios jerifaltes comerciales debe sumarse la carencia absoluta de un mínimo hilo argumental (lo que no tendría por qué ser una tacha, pero aquí lo es), aunque visto después lo que ocurriría en "Help!", un engendro aun mayor, es de agradecer dicha ausencia para ensartar "mejor" la estructura de video-clip que impera en "A Hard Day"s Night". La pretensión de "retrato de un día en la vida de los Fab Four" patina por todas partes por varias razones, la fundamental de las cuales es la absoluta carencia de carisma fílmico de los miembros del grupo, a excepción de Ringo Starr, que protagoniza en solitario los mejores momentos del film, en especial su escapada del estudio de televisión camuflado bajo un gran abrigo y un sombrero huyendo de la vorágine a la que les tiene sometido el merchandising oficial del fenómeno "beatle". Tras los preciosos acordes de "This Boy", Ringo se convierte en embajador del buen gusto en medio de una sinfonía lírica de imágenes que ofrecen el contrapunto a la cursilería embravecida de la mayor parte de lo ofrecido por el metraje de la cinta, ante la que las películas de Elvis en Hawäi bien pueden calificarse de monumentos insondables.

No debe, sin embargo, escatimarse a la película el mérito histórico de haber supuesto el punto de partida a todo un subgénero como es el de las películas con grupo musical de las que en España tuvimos buen ejemplo y rendida cuenta en las infames y deliciosas películas de Los Bravos ("Dame un poquito de amooor", "Los Chicos con las Chicas"), la obra maestra de Iván Zulueta "Un, dos, tres al escondite inglés", y otros ejemplos más recientes de los que acordarme no desearía bajo la batuta de Manuel Summers. A la vez, su valor como documento histórico es evidente aunque sólo sea por el modo en el que falsea la realidad (así lo confirma el propio Lennon en palabras a Jay Wennner en "Playboy" 1970) y por abrir campo a la obra, esta sí, trepidante de autores como D.A. Pennebaker. Pese a su canónico lugar fundacional en las lides del cine británico independiente, de quien Richard Lester es sin duda uno de los principales baluartes, gracias a películas como "Golfus de Roma" (1966), "Petulia" (1969) o "Cómo gané la Guerra" (1966) con el propio Lennon haciendo un papel un poco más interesante que el suyo propio en los dos subproductos beatlemaníacos, hoy día, su interés es básicamente el de cerrar los ojos para escuchar en sonido remasterizado la inmortal música que preside el engendro: lindezas como "I should have known better" , "And I love her" o "Tell me Why". Pero más vale cerrar los ojos, porque los héroes de plástico ponen nervioso con sus ridículas poses de niño bonito, en especial Paul McCartney, que a sus 60 sigue haciendo el tonto de la misma manera que en "A Hard Day"s Night". Si es que hay cosas que nunca cambian…


Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Mayo 2006  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog