28 de Febrero, 2006

DIRTY ASS ROCK AND ROLL

Por Kuratti - 28 de Febrero, 2006, 13:16, Categoría: Roll Over Beethoven

          Estos días ha sido bastante complicado actualizar el bloggie. Os anuncio para próximas estaciones una traducción del pasaje de la Invisible Republic de Greil Marcus, aquel en el que se habla de I"m Not There, esa increíble e incrédula epístola a la nada, gema perdida de las cintas del sótano de Big Pink. Pero ahora, sean unas pocas palabras sobre el concierto que el pasado 18 dio Mr. John Cale en Madrid. 

       Duro, duro asunto. Cuestión pública: ¿cuántas de las personas que asistieron a la antigua sala Arena están realmente familiarizados con el repertorio de Cale, incluido un servidor, que pese a tener un buen puñado de disquitos del hombre no se los tiene currados a conciencia, salvo Paris 1919? O lo mismo, dicho de otra forma, ¿no es bastante probable que la mayor parte de los individuos que abarrotaron sin llenar la sala estuvieran allí por la leyenda de la Velvet Underground antes que por la específica carrera del galés, décadas por delante de la subversión originaria? Esto es tan obvio que al echar un vistazo a los comentarios escritos en la prensa el día siguiente apenas se refieren más canciones que la que abrió el espectáculo, Venus in Furs, Cale viola al hombro como única concesión de la noche a la mitomanía, y Femme Fatale, intercalada ésta para mosqueo del respetable con una oscura pieza editada en su día como una cara B, Rosegarden Funeral of Sores. Más grave todavía es la atribución que Fernando Martín, crítico de El País, le hace de Pablo Picasso, la legendaria canción de Jonathan Richman cuyos Modern Lovers fueron en su día beneficiarios de la producción de un desquiciado Cale. Pese a que el propio productor lo incluyó en su precioso Helen of Troy, cualquiera que pulule por los bolos que se andan por Madrid sabe QUIÉN es su autor. También aprovechó Cale para subrayar las bondades pictóricas de Magritte en el homónimo tema, ambientando con su cadencia una sala que no podía hacerlo con el humo del tabaco: cientos de carteles advertían por todas partes que si alguien se atrevía a encender un pitillo el concierto se acababa. Anécdota perversa. Estos exviciosos son los peores, el bueno de Johny Cale, que se ha puesto hasta las cejas de farlopa y de lo que ha pillado, ahora medroso con el tabaquito. Claro que, salvo este detalle, poco se pudo apreciar de la legendaria mala leche del cantante, bastante comunicativo por lo demás. Lo lamentable del asunto es la gentuza de la audiencia, dale que dale y al acabar el show allí que se plantan enseñándole los cigarritos. En eso se preocupan sus mentes fugaces no en el sucio culo de rock and roll que se la acababa de meter. Horror vacui.

       
Fueron dos horas largas de Cale pletórico, alternando los medios tiempos y los instrumentos, ahora la guitarra eléctrica, la acústica, o los teclados, ayudado de una potente banda (el batería daba miedo) que en las piezas más duras (como el mencionado Dirty Ass Rock and Roll) proporcionaba a la función la adecuada musculatura. No pocas veces Cale alcanzaba el paroxismo arropado por la vehemencia de su vehículo. Otras se reinventaba a sí mismo, como en el Gun ralentizado de hacia la mitad del show, dejando espacio para la intensa relectura de Walkin" the Dog o la perversión de Guts. Y claro, un buen puñado de versiones de Black Acetate (Outta the Bag sin poner la voz en falseto, Turn the Lights, Hush) que funcionan bien en escena pero requieren a menudo de la ayuda secundaria de un PC situado detrás del escenario, a partir un piñón con la música de verdad que la cobija.

    En fin, boys, un concierto acojonante de un maestro absoluto, escuece pero mis ojos han visto al Cale pletórico. Y si no hay que fumar, pues no se fuma y punto, y a poner puto culo de rock and roll.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

El Blog

Calendario

<<   Febrero 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28      

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog