Diciembre del 2005

BILLY & ELVIS

Por Kuratti - 30 de Diciembre, 2005, 16:03, Categoría: New Groove of Trees

  Aquí os ofrezco un interesante extracto de una entrevista que el gran Billy Bragg le hizo al no menos grande Elvis Costello hace algunos años. Lo traigo aquí porque su sujeto y tema de referencia es Mr. Dylan. Que aproveche.

Straight To The Point - Billy Bragg meets Elvis Costello, early 1995

Elvis Costello: I can"t think of anybody I want to meet. I"ve met a couple of people I admire for one reason or another, or because I"ve liked their records, and wished I hadn"t met.

Billy Bragg: What about Bob Dylan?

EC: I met him in "78. I went along.., in fact, it"s a really long, convoluted story...

BB: So what did you say?

EC: He said, "Hey, I"ve heard a lot about you", and my mind went blank. And then I said, "Well, you know what? I"ve heard a lot about you too". (both laugh) But he was good, you know, and we sort of looked at each other a bit like a young boxer and middleweight. And then I ran into him quite a lot on that tour, like two or three times. Then a few years later we ended up with a party of us in Minneapolis, but that"s the only time we really talked.

BB: And you"ve just been playing with him now?

EC: Yeah, we went out after one of the shows in Dublin, but the conversation is always enigmatic. But he"s a great guy. I think he"s a good spirit, and won"t have a bad word said against him. I think all of his songs are just like works in progress. I saw him do a show at the Hollywood Bowl, where he did a version of "Gates Of Eden" that was hair-curling. Somehow it was completely new and every night of that tour I did with him he did something that was extraordinary.

BB: Do you think he"s doing it for his own benefit, or do you think he"s challenging the audience to walk out? That"s the thing.


EC: I don"t know what it is; I can"t pretend I can let inside what it is. I think a lot of these people who were really famous in the "60s, I think they"re only... well, it doesn"t matter how many records Michael Jackson will ever sell in the history of his life, it doesn"t make any difference. The Beatles, Dylan, they"re the only people who really understand what it feels like. That"s how kind of famous they were. Being a movie star, in the "40s was probably easier, and more equivalent to being a video star now, or being a pop star now. Where"s the surprise?

Aquí van una traducción rudimentaria y una foto del show de Bob y Costello en Dublin el 95

E. C: No puedo pensar en nadie a quien quiera conocer. He conocido un par de personas a las que admiro por una razón u otra, o porque me gustan sus discos, y desearía no haberlos conocido.

B. B: ¿Qué hay de Bob Dylan?

E. C: Le conocí en el 78. Fui y… bueno en realidad es una larga, intrincada historia…

B. B: ¿Qué le dijiste?

E. C: El dijo, "Hey, he oído mucho acerca de ti", y mi mente se quedó en blanco. Y entonces yo le contesté, "¿Sabes qué? Yo también he oído mucho acerca de ti" (se ríen). Pero estuvo bien, ya sabes, y en cierto modo nos miramos el uno al otro un poco como un boxeador novato y un peso medio. Después le frecuenté bastante en aquella gira, como dos o tres veces. Unos pocos años después coincidimos en una fiesta en Minneapolis, pero esa es la única vez que hemos hablado en realidad.

B. B: ¿Y has estado tocando con él ahora?

E. C: Sí, salimos por ahí después de uno de los conciertos, en Dublín, pero su conversación siempre es enigmática. Pero es un gran tipo. Creo que tiene buen espíritu, y no tendré una mala palabra contra él. Creo que todas sus canciones son como trabajo en progreso. Vi un concierto suyo en el Hollywood Bowl, donde hizo una versión de Gates of Eden que te ponía los vellos de punta. En cierta forma era completamente nueva y cada noche de esa gira que hice con él, hizo algo que era extraordinario.

B. B: ¿Crees que lo hace por su propio beneficio o piensas que está haciendo frente al público para salir fuera? Ese es el asunto.

E. C: No sé qué pensar; no puedo pretender saber de qué se trata. Creo que un montón de esa gente que fueron famosos en los sesenta, creo que ellos solamente…bueno, no importa cuántos discos Michael Jackson venda en toda su carrera, eso no produce ninguna diferencia. Los Beatles, Dylan, ellos son la única gente que realmente entienden lo que se siente así. Ese es su tipo de fama. Ser una estrella de cine en los cuarenta era probablemente más sencillo, y más parecido a ser una estrella del video ahora, o ser una estrella del pop ahora. ¿Dónde está la sorpresa?




Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

DOMUS AUREA CLAUSA

Por Kuratti - 28 de Diciembre, 2005, 23:18, Categoría: Urbs Roma

   La Domus Aurea, la legendaria y estrafalaria residencia que Nerón Ahenobarbo se construyó después del incendio del año 64 y se extendía desde el Colle Oppio hasta el Palatino, atravesando los terrenos que ahora ocupa el Anfiteatro Flavio, abrió sus puertas al público después de largas tareas de restauración hace aproximadamente 8 años. Era el momento de pisar la sala octogonal, de unir en un mismo deseo el rumor de cenas triunfales y de delirios faraónicos y trágicos, era el momento de comprender el auténtico espíritu de lo 'grottesco', era el momento de gozar a Fábulo y a Quirón educando a Aquiles. Durante mi primera visita a Roma, el año 99, aquello estaba en su apogeo. Largas colas esperaban para 'fare la prenotazione' que te mandaba a unos días después, a una cita ineludible con una de las ruinas más asombrosas e inspiradoras de la Roma eterna. Mi cita tuvo lugar un caluroso domingo de agosto, después de una noche trepidante por las zonas suburbiales de la periferia romana, en compañía de un buen amigo, Patrizio, que conocí tras una proyección de 'Sed de Mal' de Welles, en el Trastevere,  y nunca más volví a ver. Con cierta pereza de resaca y tras un sueño truncado por viles accesos de tos, fruto de los chestitos y la sequedad del albergue Abruzzi, pisé la Domus Aurea. Lo que se visitaba era sólo una fracción de la misma, aneja a una termas que Trajano construyó en su reurbanización del Quirinal, pero bastaba para hacerse una idea de la deliciosa megalomanía de tan encantador diablo. Salí pasmado. Herido. Estas son las palabras que entonces escribí:

        Ese despojo donde hoy he penetrado se formaba con enormes galerías, anillos forrados de mármol pentélico, oro en las bóvedas, pinturas de Fábulo alumbrando el recuerdo de aquel encuentro maravilloso sobre la torre del palacio de Príamo. Nerón no entendía de propagandas imperiales ni reformas REALES, Nerón sólo atendía a un sueño de grandeza irreparable, una grandeza que de suyo era genuina y que merecía hacer lo que hizo. Por lo menos este Kubla y Kanh, esta Xanadú divagante, grotesco y frío hoy, conmovedoramente inhumano. Y brevemente levantado, hombres atados a la bóveda, ¡ay, Fábulo, quedándote aquí! Conformó este Nerón el altar perfecto para negarnos nuestra sed. Roma sufre pero yo no.

                    AD DOMUM AUREAM

El mármol me atraviesa sin estar
          Terpsícore habla pero me abandona,
        Llena la estancia de lento bienestar,
       Lanza tu piel entre Asís y Sulmona.

           Habla mi hogar con las paredes negras 
  con Aquiles labrando su destino 
        y entre tú y yo despierto corre y cierra
       amamantando sueños de otro vino.

              Has caído en esa trampa, Ahenobarbo,  
          sin saber que sería yo el que vendría,
         atrapando mi enlace, un nuevo trono

                  que sabe de olvidar, no de infiel espasmo,
        cazando a lo lejos, pues parecería
          mi dorada morada puro abandono.

  Todavía tendría tiempo de visitar la Domus Aurea hace un par de años, y esta vez en compañía. La experiencia no fue tan espectacular, sin duda porque ya conocía aquellos parajes y el silencio me había conmovido lo suficiente la primera vez, ocupado como estaba por retener en mi retina cada rincón olvidado, mi propia sombra persiguiendo. Era una extraña premonición de que ocurriría lo que ahora ha pasado. Parece que en Italia no hay dinero para mantener el inmortal silencio de su legado, y el gobierno de Silvio (¡paradoja que se llame así!) se encarga de cicatear el asunto. Se publican fotos de la sala octogonal llena de andamios, goteras, diluvio de visitas y un ministro de cultura pregonando desde su absoluta responsabilidad que o liras o destitución implícita. El Palatino es un queso gruyeré, y si no se pone remedio seremos los últimos privilegiados en contemplar la herencia inmortal de una llama que las vestales se afanan en no dejar de prender para alimentar lo que queda del absoluto. ¿Cuándo podrás entrar en esta cueva?



Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

ULISES EN PELOTAS

Por Kuratti - 24 de Diciembre, 2005, 17:53, Categoría: Ex libris

        Hoy he terminado, por fin, de leer 'Corazón de Ulises', de Javier Reverte, después de dos meses largos, acaso más. De ahí ese 'por fin'. Mas creo que es necesario, cuando uno tarda tanto en leer un libro, dar una explicación de esa demora, sobre todo si, como ahora, se intenta hacer público el acto de lectura a tanta gente como cabe en esta comunidad virtual. La razón fundamental no tiene nada que ver, desde luego, con otras lecturas lentas y espaciadas a causa del arte de degustar profusamente cada frase, cada verbo, cada palabra, en un acto sublime de temor por la transmisión poética. No. El libro lo he ido leyendo noche a noche, antes de dormir, normalmente tarde y debiendo madrugar, cansado ya. Y algunas veces 'Corazón de Ulises' me ha proporcionado la perfecta excusa para quedarme despierto más tiempo y estar hecho polvo al día siguiente. Otras me quedé dormido antes de pasar la página (¿recordás la canción de Lapido?). Pero si me quedaba despierto leyendo no era porque la pasión lectora se apoderara de mí. No. Era un profundo sentido de indignación el que me calaba hasta los huesos. Porque no he visto mayor desvergüenza que la de este señor en el negocio de las letras a día de hoy. Fíjense: hace tiempo que algunos cercanos me reprochaban mi nula preocupación por la literatura actual. Mi argumento básico es que a un tiempo limitado de vida y con tanto por leer, ¿a qué arriesgarme? Quedando tantas cartas de Cicerón, tanto siglo del oro, tanto Amiano Marcelino o tanto Borges, tanto Hegel o tanto Píndaro, ¿a qué viene desperdiciar el tiempo con autorías coeáneas que, tal vez me entretengan, difícilmente me trasladen a una instancia del absoluto? Pero acaso no me crees y tienes razón: es muy probable que dedique horas de lecturas a asuntos que no caben en esta rara tipología que acabo, desde lo clásico, por definir. Certo. Tiro por la borda muchas horas que podría dedicar a Tácito.

           Sea como sea, me cogí este libro de viajes, en realidad lo recibí del mio caro amico Chule (viejo conocido de este blog). Tras mi último viaje a Grecia, nada mejor que rememorar lo inmortal a través de otro viajero con 'alma y corazón del hijo de Laertes'. Y me zambullo en una experiencia que significa, ahora, que ME NIEGO PARA SIEMPRE A LEER LIBRO ALGUNO DE AUTOR ESPAÑOL DE LOS ÚLTIMOS 25 AÑOS. Y nótese 'español', '25 años'. El libro es profundamente ofensivo para cualquier viajero, para cualquier amante de Grecia, para cualquier mínimo conocedor del mundo antiguo. Cojamos al azar alguno de los momentos cumbre de su falta de respeto por el espíritu de Ulises: la visita a Missolonghi, la ciudad donde Lord Byron vio con su muerte enaltecer la esencia de la libertad griega. Sita en la lengua de agua que separa el continente del Peloponeso, en el golfo de Patras, el pueblo no tiene más encanto que cualquiera de los pueblecitos que jalonan el sagrado camino hasta Delfos (nótese que no cuantifico dicho encanto...). Cualquier escritor (como él gusta llamarse) o amante de la literatura pisa Missolonghi por Byron, y en Byron se detiene. Allí reposa su corazón. Por eso va allí Reverte. Pero se topa con un grave problema: la lluvia. Rechaza un paraguas porque cree que no va a llover, y toda su estancia (y el pasaje) se convierte en un lamento por no haberlo cogido. Busca la iglesia de San Espiridón, donde tenía entendido que se encontraba el corazón. Allí no hay rastro. Y después de deambular y calarse hasta los huesos, topa con una casa que parece ser donde se alojó el poeta. Una mujer le explica que trasladaron el despojo a un monumento en el cementerio municipal. ¿Saben qué dice Reverte?: Mi pasión por Byron había tocado fondo. Regresé al centro de Missolonghi, tomé otro café bien caliente y esperé el autobús de Patras [...] y convine en que aquella zona de Grecia no era un buen lugar para escritores y que debía largarme cuanto antes de allí (p. 332). ¿Es posible que un individuo que se considera a sí mismo "escritor", en la tierra que vio morir a Byron y quedarse manco a Cervantes, se retire de la tierra sagrada, de la posibilidad de arrodillarse ante la tumba del poeta, porque se está mojando? El acto es ridículo en sí, el lenguaje en el que lo narra de ínfima calidad literaria (me recuerda algunas redacciones de mis alumnos de 3º de la ESO no pocas veces), y, lo peor, la falta de respeto hacia el amante REAL de la literatura, el que ha soñado con besar el suelo de Missolonghi, es infinita: como el tipo es tan viajero no es capaz de apreciar LO QUE SIGNIFICA UN ACTO TAN SUBLIME, por el que algunos morirían. Reverte, tu acto ensucia y contamina el recto camino de Naupacto. Las musas se avergüenzan de ti.

          ¿Saben lo que dice de las Musas Javier Reverte? Lean: todas ellas fueron coleguillas de Apolo, dios del equilibrio y de las leyes. Compartieron con él las moradas del Parnaso. Lo que hacían allí arriba, en las noches oscuras, el dios y las dulces musas, tan sensuales todos, está sin escribir y es tan enigmático como los misterios de Eleusis [...] es seguro que hay dioses que tienen más suerte que otros, como fue el caso de Apolo. Nacer guapo siempre ayuda con las chicas (p. 319-320). ¿Coleguillas? ¿Guapo? ¿Suerte con las chicas? ¿Sabe este tipo de qué está hablando? Del lugar más sagrado que existe para el espíritu humano. Reverte, eres un sacrílego lego y viperino. Te arrojaba de la cumbre del Taigeto por tu osadía. ¿Cómo puede utilizarse el adjetivo 'coleguillas' para referirse a las Musas? Es obvio que el pollo no las conoce, y que bien se le ha vedado su conocimiento.

         Aparte de la narración de su viaje, donde no se corta un pelo por ridiculizar a algunos de los caminantes de la Hélade, en cuanto no le caen bien, algunas veces sólo porque no le apetece hablar con nadie (¡hazlo pero no lo digas encima jactanciosamente!), el libro pretende repasar los topoi míticos o históricos que jalonan los lugares que pisa: Pericles, los héroes homéricos, Jenofonte, Alejandro, los trágicos, los presocráticos, Leónidas, los Argonautas... cuando hace esto, es evidente que el "escritor" tira de Wikipedia, de Larousse o de cualquier bibliografía a disposición, y fusila todo, hasta los errores. Así descubrimos que Sófocles escribió 13 tragedias (p. 296, ardo en deseos de leer las seis que me faltan...) o que Platón defendió a su maestro Sócrates con un vibrante discurso. Esto último es terrorífico, porque demuestra un desconocimiento de la literatura griega devastador: para los que no lo sepáis, la Apología de Sócrates de Platón es una recreación del discurso de defensa hecho por el propio Sócrates ante las acusaciones vertidas contra él. La prosa, de Platón, el discurso, de Sócrates. Su tono coloquial es un insulto para la inteligencia no pocas veces (no estás escribiendo para parvulitos, querido), y su querencia por citar autores sublimes (Durrell, Miller, Jäeger...)  encendería de rubor sus rostros inmortales, por lo extemporáneo y fuera de lugar que están todas y cada una de las citas: esta es la obra que explica cómo no se debe citar. Sólo por eso merece una lectura.

        Javier Reverte me ha hecho un favor: nunca más volveré a caer en la trampa del resbaladizo best seller ramplón, aunque su sujeto sea Grecia. He aquí una patente prueba de que el planeta de las letras de nuestro maltratado país, está gobernado y en manos de un atajo de inútiles escritores, forrados hasta las trancas y burgueses de medio pelo que desconocen todo y de todo hablan sin respeto. A cavar zanjas los ponía yo.

                                                           Felices fiestas, lectores de 'El Bloggie de Kuratti'.

                                                                  Antonio Curado, 24 de diciembre del 2005

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

WILCO EN DIRECTO EN QUEBEC 2005

Por Kuratti - 18 de Diciembre, 2005, 19:26, Categoría: Roll Over Beethoven

        Mientras pillo un ratito para actualizar el blog con dos o tres cuestiones pendientes, tengo para mis amigüitos este enlace que seguro que les pone un montón. Uno de los mejores conciertos de la última gira. El Set List duele (peaso Hesitating Beauty).

                 http://www.bigomagazine.com/archive/ARrarities/ARwilcoquebec.html

                                                                                      Bene Vertat

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

THE LAST DJ

Por Kuratti - 15 de Diciembre, 2005, 14:31, Categoría: New Groove of Trees


 Salta la gran bomba. Si creíamos que Mr. Dylan no podía sorprendernos más, he aquí que descubrimos, de pronto, que ha firmado con una emisora de radio norteamericana para, a partir de marzo, conducir un programa de radio. La sucinta información te pone el cerebelo a cien. Parece que el flamante DJ nos deleitará seleccionando la música que más le ha marcado y aquella que en el momento más le sorprenda. Comentarios. Entrevistas. ¡Cielo santo! Después de todo todavía habrá algún mameluco tipo Diego Manrique que siga llamándolo 'esquivo', 'hermético', 'huraño'... He aquí uno de los grandes shocks de la temporada. Hasta hace poco decían que Bob Dylan no concedía entrevistas (no sé cuantos cientos o miles llevo contabilizadas; pincha aquí). Ahora, el maestro al otro lado del micro. ¿Os imagináis a Dylan entrevistando a Jeff Tweedy?: "¡Hey, Jeffrey, ¿de qué diablos trata Bob Dylan's 49nd Beard?!". A Wilco Boy se le tiene que poner morcillona ante la perspectiva. Me imagino una mezcla sublime del Hombre Lobo de American Graffiti (mi favorito DJ) y del Joel Grey de Cabaret, un juego de maestrazgo de ceremonias inimitable. ¿Qué espectador de No Direction Home no se ha visto completamente subyugado por la voz de Dylan en los pasajes de entrevista actual? Susurrante, rota, llena de sabiduría. Es indudable que esa voz ha ganado con el tiempo: alguien me intentará discutir en el terreno del arte de la canción, pero en lo que respecta al discurso no hay color ni discusión posible. Esa voz forma parte del panteón sublime del inglés norteamericano patrimonial de los más grandes, Bogart, Wayne, Brando. ¿Qué pinchará?¿Pondrá a los Dead Kennedys?¿A The Clash? A éstos fijo: sus últimas actuaciones en Londres han visto tentativas versiones de London Calling. O no: todo son suposiciones gratuitas. El mayor temor que estamos sufriendo ahora mismo los bobcats es la hipotética reclusión que podría inferirse de esta revolucionaria aparición en las ondas herzianas. Pero NO FEAR. Seguro que se las apaña para grabar los programas o para retransmitirlos desde donde sea. ¿Os imagináis? "Primicia: esta noche en Oklahoma City la banda y yo interpretaremos por primera vez en la historia Sad Eyed Lady of the Lowlands". No sé si aguantaremos este sin vivir. Para conocer los detalles mira aquí. Y si quieres estar al tanto y ponerte al día, no dejes de visitar el foro español Highway 61 Revisited.

                               There goes the Last DJ / He plays what he wants to play
                              He says what he wants to say / Hey hey hey
                     There goes my freedom of choice / There goes the last human voice
                                There  goes the Last DJ
                                                                                         
                                                                         Tom Petty & the Heartbreakers,
The Last DJ


Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

CATALEPTON VIRGILIANO (V)

Por Kuratti - 14 de Diciembre, 2005, 21:49, Categoría: Urbs Roma

  Aquí tenéis una vieja traducción mía, apenas sin revisar, de uno de los poemas que se incluyen en la Appendix Vergiliana, esa colección de deliciosos poemas que la antigüedad atribuía al príncipe de la poesía latina, Virgilio. Algunos críticos defienden la real autoría de esta pieza y de las que conforman el canon del llamado Catalepton ('Sutilezas' podríamos traducir, 'Piezas ingeniosas') en ritmo yámbico buena parte de ellas. Habla de Sirón, su maestro epicúreo:

Ite hinc, inanes, ite, rhetorum ampullae,

inflata rhoezo non Achaico uerba; 

et uos, Selique Tarquitique Varroque,

scholasticorum natio madens pingui,

ite hinc, inane cymbalon iuuentutis;

tuque, o mearum cura, Sexte, curarum,

uale, Sabine; iam ualete, formosi.

nos ad beatos uela mittimus portus

magni petentes docta dicta Sironis,

uitamque ab omni uindicabimus cura.

ite hinc, Camenae, uos quoque ite iam sane,

dulces Camenae nam fatebimur uerum,

dulces fuistis, et tamen meas chartas

reuisitote, sed pudenter et raro. 

Marchaos de aquí, inútiles, largaos, pullas de retores,

Palabras hinchadas por no aqueo rechinar;

Y vosotros, Selio, Tarquitio y Varrón,

      Especie empapada por la grasa de los declamadores   

       Marchaos de aquí, inútil címbalo de la juventud; 

 Y tú, Sexto, preocupación de mis preocupaciones, 

 Adiós, Sabino; adiós ya, hermosos.

  Soltamos las velas hacia un puerto dichoso

En busca de las doctas palabras del gran Sirón,

Y vamos a librar la vida de toda preocupación. 

 Marchaos de aquí, Camenas, largaos también, sí, 

 Dulces Camenas, pues vamos a proclamar la verdad,

 Dulces fuisteis, y aunque volváis a mirar mis poemas, 

con reserva y de vez en cuando.

                        

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

MENS DETRITA

Por Kuratti - 13 de Diciembre, 2005, 12:47, Categoría: Microensayos de la Realidad

               En mi centro de trabajo, un instituto de secundaria de un pequeño pueblo de la provincia de Toledo llamado Gálvez, ha ocurrido el siguiente fenómeno. Voy a describirlo para que quienes accedan a este blog tengan oportunidad de comprender con quién se está jugando el cuello la educación de este país. No mucho tiempo atrás, escasos días, los finales de noviembre del 2005 (sí, 'del', se enteren ya de lo que es una disimilación preventiva de líquidas), tras la puerta de la sala de profesores aparece una fotocopia de un chiste que circulaba por internet, donde el papa Benedicto XVI anunciaba que este año no se celebraría la misa del gallo por culpa de la gripe aviar. Todos reímos la broma (creo que incluso Joseph Ratzinger sería capaz de hacerlo...¿uhr?). Un par de días después, se añade una nota debajo, firmada por la profesora de religión, esa a la que pone ahí a dedo el epíscopo después de que TODOS los demás profesores del centro (y de todos los que hay) tengamos que pasar por insufribles procesos de selección para luego tener que aguantar esto. En dicha nota, la profesora en cuestión aboga por la tolerancia que algunos miembros del claustro dicen tener pero NO TIENEN (según ella), pues no se puede dar lo que no se tiene (estilo indirecto). Desde ese día, dicha profesora empieza a mantener una actitud algo "tirante" con algunos miembros del claustro, obviamente en su papeleta de candidatos a haber pinchado la previa broma. Huelga decir que yo estoy entre esos miembros (varios representantes íncubos y súcubos del anticristo en el instituto). De pronto, percibo que la profesora, a la que yo no he manifestado jamás falta de respeto alguna, antes bien he apreciado y tratado con suma delicadez, empieza a ser de lo más amable conmigo. Claro. Ya sabía quién había puesto la bromita. ¿Y saben qué hizo? Dirigirse a la persona en cuestión y decirle que puso la rúbrica PORQUE CREÍA QUE LO HABÍA PUESTO OTRA PERSONA. O sea, el mismo Anticristo. Ergo a esta señora es evidente que le importa un pimiento la realidad o el mensaje. El problema es la guerra. Dipende dal peccatore questa cosa è il pecatto.

                                          J'ACCUSE

    Con profesores de tan avezada inteligencia y vistas morales: ¿cómo no queréis que la educación en este país no esté podrida? Ese es su mayor problema. Tabula Rasa y a otro cuento. Así arreglamos una parte esencial. La otra... ya hablaremos de ella.

                                                                                 Antonio Curado, 13 de diciembre de 2005

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

BESOS EN LOS SUEÑOS

Por Kuratti - 12 de Diciembre, 2005, 14:47, Categoría: Cinemático

     Escribo esto con doble propósito: demostrar como en el cine, en el gran cine sólo es posible maravillarse por un proceso de repetición, y en segundo lugar, no aburrir al que la cosa esta lea.

Cuando yo era un adolescente, en el primer y definitivo albor del mundo, el vino y el amor gozoso, contemplaron mis ojos una película. Ya sé, muchas películas hay en los ojos de cualquiera, pero ésta fue especial. Mis ojos, mi cerebro, mi corazón, quedaron trastornados por completo (no maravillados, que es algo que hay que demostrar). Se llamaba "Besos Robados", francesa, del 68, y, para más señas, la dirigía FranÇois Truffaut. No la vi aisladamente, pues ya había disfrutado en cadena de toda una recopilación de imágenes salvajes por parte de este caballero de la maestría. Tampoco desconocía que "Baisers volés" (así en francés) se insertaba dentro de una serie que tenía por protagonista a un muchachito retraído, siempre obsesionado con cuestiones de soledad, retraimiento y candidez humana que pronto sospeche reflejo del auténtico Truffaut. Lo interpretaba un joven llamado Jean-Pierre Leaud, acerca del que pronto leería profundas críticas referidas a sus gestos exagerados e histrionismo desesperado, justo lo que a mí me gustaba. Su nombre, ANTOINE DOINEL.

Ya había visto las dos anteriores aventuras de Doinel, "400 golpes" (1960) y "El amor a los veinte años" (1965) pero a pesar del azaroso vaivén que sentí dentro de mí, nada fue como con "Besos robados". Fue problema de actitud. Mío. Yo era definitivamente como Antoine Doinel (si algún día tienes oportunidad de mirar mi firma, veras que pone ANTOINE) y yo me había enamorado de Fabian Tabare, jamás me dejaría atrapar por el loco sistema de un mundo que precisamente ESO pretendía.

En "Besos robados" vemos a Doinel expulsado del ejército por incompetencia, buscando trabajo, los más dispares del mundo, que le conducen a todos los sentimientos posibles y a todas las situaciones imaginables. El empleo más duradero es en una agencia de detectives. Aquí nace toda la poesía… Pero me adelanto. Vi después "Domicilio conyugal" (1974) y "El amor en fuga" (1978), pero no sentí la misma magia. Perdí entonces la pista de Doinel. Sólo "400 golpes" pasó alguna vez ante mi mirada.

Ya más crecidito llegó a mis manos una copia en vídeo de la película. Como supondrás, todo un acontecimiento. Y temor, porque sabía que en años uno cambia, y prefieren retenerse sensaciones antiguas antes que devastarlas con nuevas visiones. Andaba en lo cierto. Sentí cierta desazón. Me pareció una película antológica, puro cine maestro, pero no el interruptor capaz de cambiar la vida de una persona.

Hasta hoy. No soy muy dado a las confesiones, pero hoy he visto de nuevo "Besos robados" y el trastorno se ha apoderado de mí. He quedado literalmente maravillado y ya nada cambiará: esta es la grandiosa repetición. Como no he de extenderme demasiado, simplemente cifro tres aspectos:

1.     De todos es sabido que París es la cuna del amor (uno siempre albergará dudas sobre si Bogart tiene la culpa de todo). Las andanzas de Doinel son en París, y el amor ocupa el lugar primordial en ellas: por un lado Christine D"Arbon, la bella muchachita que el sistema impone como lógica extensión del muchacho, la novia ideal a la que le une un extraño sentimiento catuliano de amor/odio (en realidad el amor es hacia ella y el odio hacia el aburrimiento, de lo que tendremos cuenta en "Domicilio conyugal" donde Christine es ya su esposa); por otro, Fabian Tabare, mujer casada a la que conoce por motivos de trabajo. Ahora volvemos a ello, pero antes de abandonar a Christine, ¡qué magistral lección de cine ese simple plano medio corto de Antoine recitando ante el espejo los nombres de sus dos mujeres para concluir en un exasperante ANTOINE DOINEL! El lado oscuro son las putas. Porque es putero Doinel, escape maravilloso y fundamental al que acude cada vez que necesita sentirse algo. Un compañero de la agencia de detectives le cuenta la historia de cómo cuando un querido tío suyo murió, su prima y él se lo hicieron en el granero. Cuando Antoine sale del entierro de otro compañero (el que le había conseguido el trabajo en la agencia), se va de putas. Siempre han casado bien sexo y muerte. Vuelvo al principio; esto es París, pero como la película es de Truffaut, ¡da lo mismo! O sea, que no se trata del tópico "París ciudad del amor", sino el hábitat natural del autor que igual belleza y delicado pulso habría demostrado en  Murcia de ser murciano.

2.     Fabian Tabare. De aparición la califica Antoine. Ella se llama en su único encuentro amoroso mujer excepcional, sí, pero porque todos somos excepcionales por únicos e insustituibles. Ella ha visto desde el autobús a todas las mujeres maquilladas como ella, vidas comunes pero todas excepcionales. Está encarnada por Delphine Seyrig, a quien los aficionados al cine de Buñuel recordarán en "El discreto encanto de la burguesía" (la mujer de Fernando Re, creo recordar). Pero no es la actriz. Es Fabian Tabare. Y en efecto, es una aparición. ¿Qué extraña neblina la rodea para tal poder de seducción ejercer sobre cualquier Antoine Doinel que por la avenida camine? Son nuestras vidas lastimosas, que duda cabe, pero ¡qué grandiosidad se respira en encontrar en una zapatería a la mujer que mejor anda del mundo, y que precisamente sea la mujer del propietario! Aquí mis posibilidades de sintetizar se desbordan. Simplemente decir que si algún día ves la película observes como entre los gráciles paseos del amor hay engranajes subterráneos que se encargan de llamar a los dioses. Esto solo lo comprenderás si ves "Besos robados".

3.     Lo más breve. El gris perseguidor que vemos presente a lo largo del film detrás de Christine. Por amor. Por tratar de robar un beso. Al final, se acercará a la pareja Doinel-D"Arbon y explicará sus intenciones: que ella se separe de todo lo caduco y se una a él, que es definitivo. Según ella, como una cabra ha de estar. Antoine asiente, pero en su asentimiento hay una treta: tal vez no sea ese tipo alguien DEFINITIVO, pero donde sí que ha acertado es en los altibajos caducos que todos, por excepcionales que sean, sufren. Su rostro así lo denota. Y sólo se ve de lado. Eso es cine.

                                                                                                ANTONIO CURADO


OTRO VIEJO ARTÍCULO QUE SUSCRIBO A ESTAS ALTURAS DE PELÍCULA



Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

MOVIDA BLANCA

Por Kuratti - 11 de Diciembre, 2005, 13:37, Categoría: Roll Over Beethoven

Para compensar tan ácida crítica a Lennon y no dejar con mal sabor de boca a los beatlemanos que por aquí pasen, aquí tenéis un caramelito: es mi traducción de un artículo (varios en realidad) publicado en un MOJO monográfico, que unos cuantos intentamos traducir entero, para dar al personaje a quien la traducción va dedicada un merecido y, a lo que parece, inédito homenaje. Esto es sobre el White Álbum, la gran obra maestra beatle.

Movida Blanca

Con cinco meses de gestación y una extensión de 95

increíbles minutos, el Álbum Blanco permanece como

el trabajo más original de los Beatles. Ian MacDonald examina

la esencia de su riqueza interior.

Después del elevado mediodía psicodélico de Revolver, Sgt. Pepper y Magical Mistery Tour, el largo y lento atardecer de la carrera de los Beatles se desarrolla en la excéntrica, bien diversa y muy variable calidad de The Beatles, más conocido como el Álbum Blanco, publicado a finales de noviembre de 1968. Existe una actitud tolerante por ventura hacia el Álbum Blanco, aunque lo principal del trabajo del grupo ya ha concluido y la relajación y el individualismo están a la orden del día. Los Beatles hicieron el disco en un estado mental distinto del que tenían durante su impresionante cima del período 1966-67: un sentimiento de que algo había acabado y de que ninguna revelación de nada sustancial para sustituirlo había surgido. Esencialmente, la banda había comenzado a desintegrarse en el albor del regreso de su principal período con las drogas. Ya no se trataba de un esfuerzo de grupo, sino una asociación de buenos colegas cooperando.

A pesar de esto (y del hecho de que alrededor de una tercera parte de él no resiste la comparación con los principales hitos de los Beatles) el Álbum Blanco se afana en dominar el Top 10 en la mayoría de todas las listas de "Los mejores discos de todos los tiempos". Y esto sucede a pesar de los recelos de George Martin, que produjo la mayor parte del Álbum Blanco y pensaba que habría sido mejor haberlo dejado en un álbum sencillo en vez de incluir más o menos todo lo que el grupo grabó entre el 30 de mayo y el 13 de octubre de 1968. Sea verdad o no que los Beatles escogieron la fórmula del doble álbum como la más rápida para completar los términos de su contrato de grabación, es muy fácil concluir que una versión en álbum sencillo no hubiera dado cabida a lo mejor que tenían que ofrecer en 1968. En cualquier caso, el álbum doble tiene algo especial que no estaría allí de haberse simplificado: una personalidad propia derivada de la auténtica variedad de su material, el aire misceláneo de un universo particular.

Hasta julio de 1968, cuando Family publicó su debut, Music in a Doll"s House (Música en una casa de muñecas), el primer título de los Beatles para lo que iba a ser el Álbum Blanco fue A Doll"s House (Casa de Muñecas), supuestamente basado en la obra de Ibsen. Una lástima, porque el concepto de una casa de muñecas, con su motivo de objetos recopilados dentro de distintas habitaciones, era un buen paradigma para el doble álbum, en especial por su asociación con la infancia y los juegos fantásticos. Cry Baby Cry reservada hasta casi el final, antes de la sinfonía fantástica de Revolution 9, epitomiza la nota predominante del Álbum Blanco: encantador a medias, siniestro a medias, teñido con oscuros recuerdos de la infancia y principalmente introspectivo.

De haberse llamado el Álbum Blanco A Doll"s House, ¿qué más habría sido diferente? Para empezar, Richard Hamilton, si le preguntan, no habría sido capaz de llevar para adelante el tan moderno minimalismo de una lona completamente blanca, realzada sólo por el número de serie de una supuesta edición limitada en relieve en la esquina. El disco de Family tomó el concepto de la casa de muñecas literalmente, lo que podría haber sugerido a Peter Blake que los Beatles querían utilizar la misma idea. En vez de eso, ellos (y nosotros) se quedan pasmados ante lo que es, sin género de dudas, la mayor osadía de un artista de reputación en los anales del diseño de las portadas de los discos de 33 rpm. ¿Escuchó Hamilton el disco antes de llegar a esta solución? Parece improbable porque sus movimientos de tono, de perezoso atardecer hasta oníricas tinieblas, sus asociaciones con una privada intimidad y puertas cerradas son muy tangibles. El Álbum Blanco es cualquier cosa menos minimalista y su elegante portada vacía y nombre resultante son esencialmente irrelevantes respecto a su naturaleza.

Si la portada de Richard Hamilton para The Beatles es uno de los caminos más perezosos por los que se ha alcanzado jamás un status icónico, el doble álbum representa por sí mismo una buena cantidad de duro trabajo llevado a cabo durante un considerable periodo de tiempo, llevándose su mayor parte a un efecto superlativo. El primer tema, Back in the USSR, motiva en especial por su ritmo suicida, su diseño de incidente preparado, ingeniosa letra y chirriantes efectos de ruido de motor. Dear Prudence es la primera de una serie de delicadas canciones tocadas con la técnica del finger-picking, compuestas en Rishikesh bajo la influencia de Donovan, quien enseñó a los Beatles varias técnicas de arpegio. Blackbird y Julia son otras excelentes canciones en este estilo, mientras que la misma técnica aparece en Happiness is a Warm Gun, la impactante y oscura canción que echa el telón a la primera cara. Aquí se puede oír a Lennon volviéndose más adulto en sentimiento, a la vez que pasa problemas con la letra para mantener el nivel consigo mismo (o quizás para mantener la original inspiración del tema, su primer verso, ella no es una chica que eche mucho de menos).

Otras pistas de gran calidad incluyen I"m So Tired, Mother Nature"s Son, Revolution 1, y la susurrante reconciliación de Harrison con Dios, Long, Long, Long. La mayor parte del material para el Álbum Blanco fue escrito en Rishikesh en una atmósfera de improvisación musical en comuna y, en efecto, bastantes de las canciones son, de hecho, bromas que pierden su fuerza con bastante rapidez. La mejor de estas es el Birthday de McCartney (que no proviene de Rishikesh y fue rápidamente improvisada en el estudio). Entre las menos soportables se encuentran Wild Honey Pie, The Continuing Story of Bungalow Bill, Rocky Raccoon y Why Don"t We Do It in the Road?. El Yer Blues de Lennon es un tipo de broma más seria, que se siente más profundamente en la medida en que se trata de un giro conceptual.

El superficial fin de la brillante influencia de McCartney puede ser oído en Ob-La-Di, Ob-La-Da, Martha My Dear, I Will y Honey Pie. La dura While My Guitar Gently Weeps de Harrison parece no llegar a culminar su mensaje y esquema rítmico. Su Savoy Truffle es un efectivo jeu d"esprit, mientras que Piggies es una desagradable pieza, la única canción del Álbum Blanco que Charles Manson no malinterpretó por completo. El Sexy Sadie de Lennon, burla del Maharishi, justifica su presencia por su sigiloso esquema harmónico, mientras que su Good Night[1], lejos estilísticamente de cualquier cosa que jamás hiciera, funciona bien como tema final. El Don"t Pass Me By de Starr, por otra parte, es una simpática nadería.

Las dos pistas más controvertidas en el Álbum Blanco son el Helter Skelter de McCartney, considerado por unos una atronadora obra maestra y que otros escuchan como desesperante ruido, y la larga excursión dentro de la aleatoria anarquía de título Revolution 9. Aparte de tratarse de la pieza de genuino arte de vanguardia de más amplia distribución en la historia, Revolution 9 es, sin género de dudas, el corazón del Álbum Blanco, concentrando plásticamente dentro de ella todos sus impulsos oníricos, rompedores, secretos y curiosos. Tan sólo los Beatles podían haber llegado al extremo de hacer de Revolution 9 el clímax de su doble álbum de 95 minutos. Rara vez ha ido nadie tan lejos en el negocio del pop-rock como en Revolution 9, que es la más elevada cima de los Beatles como experimentadores.

El Álbum Blanco puede ser defectuoso o estar hinchado con material de relleno, pero tiene una gran unidad, otorgada en gran medida por la secuenciación de las canciones, un esfuerzo de compilación que requirió un esfuerzo sin precedentes de 24 horas para ser completado. Más que eso, la grabación es total, goza de la capacidad de incluirlo todo, susceptible de establecer una atmósfera y un espacio en el que la mente del oyente es capaz de navegar con la música. Por todas estas razones permanece entre lo más original del trabajo de los Beatles.

HABLANDO DE REVOLUCIÓN

Linda Thompson considera que el Álbum Blanco es

El mejor disco de los Beatles

La primera vez que vi a los Beatles fue en 1964, cuando tocaron en Glasgow, y fue mi epifanía con la música. Viéndolos en escena esa noche, de pronto vi la luz. Para mí su más importante disco fue siempre el Álbum Blanco. Dentro de él había algo para cada persona y todavía está allí. Realmente es un disco que ha superado la prueba del tiempo. Quizás eso sucede porque es tan diverso, tanto en su contenido lírico como en su estilo musical. Back in the USSR contiene la mejor producción. ¡Es tan elegante!.. y la letra es de lo más cuca. While My Guitar Gently Weeps es la canción perfecta. George Harrison, que siempre fue mi beatle favorito, canta de un modo tan tranquilizador, tan melodioso. Su voz conforta tanto y es tan melancólica. Él te tranquiliza dentro de este falso sentido de seguridad y, de pronto, tienes una canción como Why Don"t We Do It in the Road?, que para el tiempo en el que fue hecha fue extraordinaria, genuinamente perturbadora. Actualmente la gente realmente suele "hacerlo en la carretera", pero cantar sobre eso por entonces era demasiado. Esa canción fue realmente muy avant-garde.

Paul McCartney también se aproxima a la bondad en I Will. Esa canción tiene una letra tan buena: Si nunca te vi / nunca me haré con tu nombre / pero en realidad nunca importó / siempre sentiré lo mismo. Las palabras son tan ambiguas que el oyente no sabe si McCartney se está dirigiendo a una chica o a Dios en la canción.

Creo que todo el Álbum Blanco está muy subestimado. Definitivamente es un disco que pilla tu atención y te hace pensar.

LO QUE DIJERON LAS REVISTAS….

A la prensa le gustó el cajón de sastre que supone el Álbum Blanco

"El más importante evento musical del año sucede hoy. Por supuesto que se trata de la publicación del nuevo doble álbum de, por y simplemente titulado The Beatles… El patrón poético varía de lo inspirado (Blackbird) mediante lo alusivo (Glass Onion) y lo oscuro (Happiness is a Warm Gun) a la broma, lo manido y a la deliberada ausencia de sentido. Hay demasiadas bromas privadas y demasiado pastiche para convencerme de que Lennon y McCartney siguen avanzando… pero estas 30 pistas contienen suficiente para ser estudiadas, disfrutadas y apreciadas gradualmente en los próximos meses".

                   William Mann, The Times, 22 de noviembre de 1968

"El nuevo disco de los Beatles se ha revelado como una sorpresa. Como ha ocurrido a menudo en el pasado, el grupo ha producido un radical cambio de dirección, resultando el producto final un repertorio bastante más elemental de lo esperado… La vuelta al más temprano estilo de los Beatles queda reflejada también en la portada. Eran de la opinión de que las portadas se estaban volviendo demasiado complejas (¡y ellos habían empezado la moda com Sgt,. Peppers!)".

Beat Instrumental, noviembre de 1968

"Por supuesto, el nuevo doble álbum de los Beatles…. es lo mejor que ha ocurrido en el pop desde Sgt. Pepper. Su sonido, para los abiertos de oído y mente, debería haber establecido hace largo tiempo su supremacía… Han tenido deslices, pero no han sido muchos. Es un mapa del mundo de la música contemporánea, dibujado con un gusto único. Musicalmente hay belleza, horror, sorpresa, caos, orden. Y eso es el mundo; y en eso es en lo que están los Beatles metidos. Creados por, creando para, su era".

Derek Jewell, Sunday Times, 24 de noviembre de 1968

NOTAS SOBRE LA PORTADA

Paul quería un marcado contraste con la portada del Sgt. Pepper.

La consiguió.

         La mayoría asume que la escueta portada blanca que adorna el epónimo noveno disco de los Beatles fue producto de las niñerías de Yoko Ono o John Lennon. Su minimalismo y la influencia del arte conceptual estaban, definitivamente, en consonancia con las tendencias avant-garde de la pareja. Lennon había utilizado tanto lienzos blancos como globos blancos en su exposición Estás aquí, realizada en la galería de Robert Fraser durante julio de aquel año. Pero, de acuerdo a Richard Hamilton, el diseñador del disco, fue Paul McCartney quien hizo la primera petición de una portada en contraste con la explosión rococó de Sgt. Pepper.

         Hamilton, un artista pop británico, se había hecho con el encargo a través de un amigo mutuo, propietario de una galería, Robert Fraser. En los primeros estadios del diseño, había propuesto que el blanco de la portada fuera remarcado por la mancha de una taza de café, pero la idea se consideró "poco seria". Entonces, sugirió que la portada estuviera impregnada de pulpa de manzana, en homenaje a Apple, la compañía de los Beatles, lo cual era más que imposible.

         Al final, se centraron en una portada completamente blanca. De costado, junto al nombre de la banda en relieve, los primeros dos millones de copias del disco, tenían un número de edición exclusivo. John se hizo con el 00001, "porque gritó más fuerte", recuerda Paul.

         Tal fue la naturaleza revolucionaria del diseño que llevó a que el disco fuera conocido con el nuevo nombre de Álbum Blanco. Lo que contenía la portada, de todas formas, era bastante más convencional, con su collage de instantáneas y chapas reunidas por Hamilton, más su retrato de cada miembro. En el sentido de que la música contenida dentro era menos una colaboración y más el resultado de tres distintos autores, John, Paul y George, así la composición se centró en la individualidad de cada Beatle antes que como grupo, utilizando instantáneas de cada uno de los miembros del grupo en solitario.

                                                        Lois Wilson

Trad. Antonio Curado, Wicked Messenger prod.

Para Manolo Álvarez,

Gracias a quien escuché por primera vez el Blanco

(y Rubber Soul, y With the Beatles…),

gracias a quien pude empezar a vislumbrar mejor la luz allá por mis lost years…



[1] En realidad, Good night es un tema de McCartney, no tan lejos, por tanto, de algunas opciones estéticas de su autor (N. del T.).

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)

DE LA INSPIRACIÓN

Por Kuratti - 11 de Diciembre, 2005, 13:35, Categoría: Microensayos de la Realidad

     No han sido pocas las veces en las que el amigo Pinwi me instaba a escribir algo, lo que fuera, inmerso en la vorágine fecundante de estos parajes librescos y literatos. Hablamos y hablamos de una sesuda y breve historia del porno malograda, que nunca llegó a dibujarse. Y otras varias, que en la variedad esté el placer, hasta una noche cercana de canícula calurosa en la que tuve que sincerarme ante el amigo Pinwi: me siento como si las musas me hubieran abandonado. Aunque en realidad, mirando ahora hacia atrás (contra el consejo de un viejo amigo), pienso que nunca han estado demasiado de mi lado. Todas las ideas que puedo tener y que pueden cobrar forma de relato, poema, canción, me resultan banales, estúpidas, machacadas, negras…cuando uno le toma demasiado respeto a la escritura sufre, por definición, esta ansiosa, enfermiza vomitera de incapacidad creadora, cuando antes ha sido capaz, al menos en sus sueños, de enarbolar una pluma como su estandarte liberador. ¡Ay, vosotros que empuñáis libremente el pincel que pinta los poemas sin temor alguno a vuestra propia maldición! Vuestra suerte es la tímida ingenuidad y la falta de respeto necesaria para, ahora, contar lo que os sale del fondo de las túrdigas.

            Paradójicamente, llegar a esta triste conclusión me ha permitido decidirme a trazar unas líneas acerca de la misma inspiración que alimenta este vehículo y que permite crear sin freno. Una noción fundamentalmente atada a todo el proceso poético visionario y real.

            Inspiración surge en la raíz misma de los dos poetas más importantes, Homero y Hesíodo, los más importantes porque son los más antiguos. De hecho, Homero se nos presenta como un mero transmisor de las palabras que la musa le susurra a la mente, entendimiento, alma o espíritu, que son lo mismo, desde el mismo arranque de sus dos poemas: "Canta, diosa, la cólera del Pelida", así empieza la Iliada, "Entona, Musa, al varón de multiforme ingenio", así la Odisea. A Hesíodo las Piérides le visitan personalmente en la cima del Helicón y son ellas las que le transmiten la sabiduría necesaria para que el poeta de Ascra pueda enseñarle a su casquivano hermano Perses cómo hay que labrar el campo y los momentos necesarios para ello. Poeta como vehículo de un mensaje extraordinario, fuera de la visión banal.

            Esta idea del poeta transmisor tiene raigambre religiosa en el panteón homérico, pero en esencia vuelve a repetirse, en forma de proceso infinito, a la hora de erigirse en factótum cualquier individuo que ha pretendido simular trascender, elevarse por medio del proceso poético como el Horacio convertido en cisne. Pero no tratemos de engañarnos: en no pocas ocasiones, la inspiración brota de la musa de la constancia, del retorno una y otra vez a las mismas líneas, que urgen reconstruirse como entes vivos, no como gélidas estatuas de esas que por doquier adornan las estancias del presunto renacimiento. Flaubert se desmayo cuando después de interminables repasos a su Madame Bovary, se encontró con una indeseable rima interna en la primera página de la obra. El poema más estúpido es ese que has escrito encerrado en el desengaño o el desaire, que parece que se dispara desde el carril de tu musa, y es una puta bazofia.

            ¿De verdad creéis que Baudelaire lanzó su Spleen poseído por la visión? La visión es el efecto que produce el dolor poético, los poetas visionarios no existen, la inspiración no produce la visión. Si escribes poesía no pretendas desahogarte, al menos si alguien te va a leer. A joderse, la Radio Etiopía se jodió por culpa de Radio Troya, no hables tan mal como escribes. La inspiración no existe, amiguetes. Sólo existe el trabajo. Y la visión, la visión está podrida. Las musas sólo están en las preciosas salas del Museo Vaticano. Y no hacen música, son gélidas estatuas que ni por asomo reclaman en su ser la audacia creativa de las salvajes Amazonas del Artemisión.

                                                                                                 Antonio Curado

RECUPERO ESTE BREVE ENSAYO QUE ESCRIBÍ HACE UNOS AÑOS PARA LA REVISTA UTRERANA 'CABARET VOLTAIRE': ESPERO QUE OS GUSTE. CREO QUE MANTIENE SU VIGENCIA

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)

Artículos anteriores en Diciembre del 2005

El Blog

Calendario

     Diciembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog